jueves, 27 de junio de 2013

6° Salón Internacional del Automóvil - Buenos Aires 2013

       Les propongo dejar por un momento de lado las recetas de cocina para visitar esta espectacular exposición  internacional de automóviles  realizada en el Precio Ferial de La Rural en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. La cual todavía se puede visitar hasta fin de mes.

 

       Empezamos visitando el Stand de Audi que entre otros muchos modelos nos regalo estas joyas...

Sexto Salon del Automóvil Buenos Aires 052

domingo, 23 de junio de 2013

Papas Rústicas

Papas Rústicas (9)


     La palabra “papa” es un vocablo de origen quechua que significa "tubérculo". Y aunque no se sabe a ciencia cierta acerca de su verdadera antigüedad, todo parece indicar que fue originalmente domesticada por los Collas - hoy Aymarás - de la cultura Tiahuanaco asentada al Oeste de Bolivia. Desde allí, fueron difundidas hacia toda Sudamérica a través de la interacción entre los pueblos aborígenes andinos.

    Los españoles la descubrieron en el año 1537 durante la expedición encabezada por Gonzalo Jiménez de Quesada  a lo que actualmente es la provincia de Vélez, Colombia. Al principio las llamaron  “trufas” porque su aspecto se asemejaba a ese hongo subterráneo. Veinte años después, las papas llegaron a España. Allí las rebautizaron "Patatas", porque al parecer era indigno denominar a un tubérculo de la misma forma en que se dirigían al Sumo Pontífice de la Iglesia Católica. Tomando esa deformación española,  los Ingleses las llamarían "Potatoes".

      Al principio fue despreciada, porque no existía la costumbre de consumir raíces y para la gente del "Viejo Mundo" era casi irracional adaptarla como un alimento ordinario. Inclusive se creía  que era causante de los más variados males, desde la aparición de inocuas flatulencias hasta la terrible lepra. En Rusia la llamaron la "planta del diablo"; y los católicos decretaron que "era pecado" comerla, pues no se la mencionaba en la Biblia.  Miles de razones y  excusas para evitar el consumo de este alimento, que se limitaron a usar para engordar el ganado o como una planta de decoración.

    Sin embargo, hubo personas que sí se interesaron en ella.  Antoine Agustín Parmentier, farmacéutico del ejército francés, fue prisionero de Federico "El Grande" durante 3 de los 7 años que duró la guerra del mismo nombre, lapso en el cual subsistió gracias a su consumo. 

        Cuando tuve la oportunidad de visitar el imponente  Palacio de Versailles ubicado en las Afueras de París, el guía turístico me contó una curiosa y simpática anécdota de como la papa fue introducida en el gusto del pueblo parisino y que me gustaría compartir con ustedes. 

      Todo transcurrió durante el reinado de Luis XVI, el último soberano francés que a la postre fuera depuesto por los revolucionarios republicanos y finalmente decapitado, de la misma forma que su esposa María Antonieta. Pero varios años antes de que ello sucediera,  el país se encontraba sumido en una profunda crisis económica. Así las cosas, Parmentier - el prisionero que había sobrevivido gracias a la papa -  aconsejó al Rey que estimulara su cultivo entre los campesinos, a fin de intentar paliar el hambre que sufría su pueblo. La tarea no era para nada sencilla, ya que la sola idea de utilizarla como alimento, causaba tanta aversión en la gente como la que hoy podría provocarnos la idea de comer ratas.  Cómo hacer entonces para convencer a sus famélicos súbditos de lo contrario?

      Cuenta la historia que el Rey las hizo sembrar y luego de la cosecha ordenó que se estibaran en bolsas dispuestas en los alrededores del Palacio, haciéndolas custodiar día y noche por su Guardia Real. Al principio la gente pensó que el Soberano se había vuelto rematadamente loco. Quién querría robarse esa inmundicia a la que incomprensiblemente resguardaban con semejante celo? Aunque con el correr del tiempo, la gente comenzó a pensar que si el Rey tanto las protegía, por algo sería...  Así que el rechazo inicial devino lentamente en interés y luego en codicia.

     Un buen día, Su Majestad ordenó que sus guardias empezaran a "dormirse" por las noches,  descuidando así la "preciada mercancía". Obviamente que al día siguiente los más osados campesinos se las habían robado y fue así que poco a poco comenzaron a consumirlas.

        En lo que respecta a las Papas Frítas, hay una encarnizada disputa entre belgas y franceses acerca del origen de su autoría.  Para los primeros, la invención se remonta a la Revolución Francesa, cuando algunos buscavidas callejeros de París empezaron a venderlas a los hambrientos, a orillas del río Sena bajo del Pont Neuf.  

      En cambio los belgas, que  la consideran su símbolo nacional, descartan de plano aquella versión. Así, conforme a su  tradición, consideran que los reales inventores fueron los habitantes de la región del río Meuse, entre las ciudades de Lieja y Dinant. Habituados a comer pequeños pescados fritos, y al congelarse el río en invierno, estos se vieron  obligados a sutituirlos por bastoncitos de papas fritas en aceite. Un feriante, de apellido Frits fue el primero que abrió un puesto en 1861, iniciando así la costumbre tan arraigada en aquél país. 

    Fue durante la Primera Guerra Mundial que las tropas americanas e inglesas que pasaban por la región, al probarlas, le pusieron el nombre de “French Fries”, influenciados por el hecho que el ejército belga usaba como lengua el idioma francés.

     Según la nueva teoría del historiador de la gastronomía de la Universidad Libre de Bruselas (ULB), Pierre Leclercq, la respuesta sobre la autoría puede resolverse si se diferencia entre las papas fritas en rodajas o en forma de bastoncillos. Si bien concede que la fritura del tubérculo en rodajas pudo tener efectivamente su origen en París, aclara  que las papas fritas bastón, - en la forma en que se distribuye en los restaurantes de comida rápida de todo el mundo - provienen de Bélgica.

    Más allá de esta polémica, los Belgas se jactan de tener las papas más deliciosas del mundo, por la particular doble cocción que utilizan. Primero las hierven para tiernizarlas, y después las fríen con aceite bien caliente para dejarlas super crocantes por fuera.

    Hoy haremos estas Papas Rústicas, utilizando esta particular técnica de cocción belga. Aquí les paso los secretos para que salgan perfectas, así que los invito a descubirlos...



Preparación: 


1. Elegiremos unas papas medianas, más o menos de la misma forma y tamaño. Deben tener  una cáscara sana, ya que las cocinaremos con ella. La lavamos y las cepillamos bien.

Papas Rústicas (12)




2.  Las introducimos en un cazo o cacerola y las cubrimos con agua fría, poniéndolas bajo el fuego vivo. Cuando el agua rompa el hervor, contaremos exactos 8 minutos antes de  sacarlas.  
     Así lograremos que queden a mitad de cocción.

Papas Rústicas (13)




3. Inmediatamente las colamos y para cortar la cocción, las ponemos debajo del  grifo de agua fría. Dejamos enfriar.

Papas Rústicas (14)


Papas Rústicas (15)



4.  Una vez frías, las secamos bien y las cortamos por la mitad, luego en cuartos. Utilicen un cuchillo bien afilado y sean cuidadosos. No olviden que la papa ya está semicocida y no queremos que en el proceso de corte la cáscara se desprenda de la papa.

Papas Rústicas (16)


Papas Rústicas (17)




5. Damos vuelta los cuartos y  del lado de la cáscara los volvemos a cortar por la mitad. Nos quedarán unos octavos en forma de cuña.

Papas Rústicas (18)


Papas Rústicas (20)

 


6. Fíjense en este acercamiento la diferencia de colores. La parte más blanca del centro denota que aún no está totalmente cocida como la exterior. Si hacen muchas, pueden congelar el sobrante  para usarlas cuando quieran. Luego, sin descongelar,  las ponen directamente sobre el aceite caliente. El gran contraste de temperaturas las hará incluso más crocantes y deliciosas.

Papas Rústicas (21)




7.  Las ponemos a freír en abundante aceite que debe estar bien caliente. A no menos de  180° C. El shock térmico dejará a nuestras papas precocidas súper crocantes por fuera y bien suaves y tiernas por dentro.

Papas Rústicas (10)




8. Una vez que estén bien doradas las retiramos.

Papas Rústicas (2)



Papas Rústicas (4)



Papas Rústicas (5)




9. Las colocamos sobre papel de cocina absorbente para retirar el aceite sobrante y las salamos a gusto.  Quedan riquísimas  con el agregado de ajo y perejil finamente picado.

Papas Rústicas (11)



10.  Pero ni les cuento lo deliciosas que son con  un buen "Mojo Picón Rojo", cuya receta  podrán consultar clickeando la imagen de abajo...

Papas Rústicas (3)



     Solo nos resta disfrutar de esta delicia!!!

Papas Rústicas (7)




Presentacion Libro (42)




martes, 18 de junio de 2013

Manta de Cerdo en Salsa de Leche y Cebolla.

Manta de Cerdo al Horno (8)

      Visitando la carnicería dedicada exclusivamente a cortes de Cerdo que hay dentro de uno de los supermercados del Barrio Chino de Buenos Aires, encontré esta manta de cerdo que lucía realmente espectacular. Fue amor a primera vista, así que no pude resistirme a llevarlo. 
      
    La verdad que no me decidía como la iba a hacer, hasta que de pronto recordé las recomendaciones de María Piedad, una de las lectoras del blog, que me ilustró acerca de como cocinar un m
atambre al Horno. Inspirado en sus consejos, con muy pocos ingredientes y de los más baratos, hice este plato que cosechó grandes aplausos de los comensales que lo disfrutaron. Entre ellos, mis dos hijas que son mis jueces más implacables.

    Como verán yo también aprendo de ustedes, así que no dejen de enviarme sus recetas y recomendaciones porque este espacio lo construimos entre todos.

        Vamos a la preparación...

jueves, 13 de junio de 2013

Saltimbocca alla Romana

Saltimbocca alla Romana



      "Vedere Roma e Dopo Morire"..., cuanta sabiduría encerrada en el famoso dicho popular  que nos invita a no abandonar este mundo sin antes haber conocido el lugar que ha sido por más de un millar de años el centro de la cultura Occidental y la orgullosa capital del imperio más relevante que conoce la historia de la humanidad. 

      Perderse en sus calles nos invita a una aventura permanente, porque no hay una sola de ellas que carezca de una maravillosa obra de arte, un templo sagrado, un magnífico palacio o encierre una interesante anécdota para contar. 

      Recorrer el imponente Palatino, tomar un café en la Piazza Navona, pedir un deseo en la Fontana Di Trevi, comer a la noche en alguna de las mesitas desplegadas a lo largo de la Vía Tor Millina, sentarse en las escalinatas de Piazza Spagna, - allí donde comienza el recorrido de la elegante Vía Condotti -, son apenas algunas de las sublimes maravillas que nos ofrece esta metrópolis.

sábado, 8 de junio de 2013

Chop Suey de Carne


Chop Suey de Carne 40)

   
     Hoy haremos un plato de la Cocina China que paradójicamente se ha vuelto famoso en todo el mundo menos en el Gigante Asiático - excepto por las ciudades chinas mas cosmopolitas donde abunda el turismo -. En realidad no pertenece a la Gastronomía milenaria de aquel país, sino que fue inventado en el S. XIX por un Cocinero Chino en los Estados Unidos. Su nombre quiere decir "Trozos Revueltos" por lo que admite la integración de varios ingredientes, aunque el que claramente se destaca es el Brote de Poroto o Judía Mung, que en muchos lugares se ha reemplazado por el conocido Brote de Soja.

    El principal secreto de este plato, como el de todos los salteados al wok,  es no sobrecocinar los ingredientes. En realidad, llevan una cocción muy breve a un fuego lo más fuerte posible, para que los vegetales conserven todo su  color natural y textura crocante.

       Es importante  cortar y preparar muy bien todos los ingredientes antes de comenzar la cocción, ya que ésta no durará más de 5 minutos.

   Los invito entonces a que me sigan en el paso a paso para hacer esta delicia...


lunes, 3 de junio de 2013

Mojo Rojo y Verde.

 Papas Arrugas con Mojo 166

        
       La palabra "Mojo", proviene del vocablo portugués "Molho" que en español significa Salsa.  Y cuando la nombramos, nos estamos refiriendo particularmente a un conjunto de salsas típicas de las islas Canarias, que suelen acompañar las comidas propias de ese archipiélago. 

      En verdad, existen casi tantos mojos como cocineros hay, ya que cada familia suele tener su particular receta y forma de prepararla. Pero según  los ingredientes empleados en su elaboración, éstos pueden clasificarse en dos grandes grupos: 

      Los Mojos Rojos, que habitualmente acompañan a las carnes asadas, y los Verdes, más utilizados para aderezar pescados.  Sin embargo, ambos quedan de maravillas sobre las típicas Papas Arrugadas o Arrugás (hacer click para ver la receta) que ya hemos tenido el placer de preparar adhiriendo a los festejos isleños del pasado 30 de mayo.

      Los Mojos Verdes más habituales son los elaborados con pimientos de ese color. También destacan el Mojo de Cilantro y el Mojo de Perejil, muy servido  en guachinches (tabernas típicas del lugar) y restaurantes. En este caso, me incliné por hacer el de Cilantro, una hierba aromática con tonos mentolados y cítricos, cuyo sabor y perfume particularmente me encanta, y  al que también le agregué pimienta verde fresca, para hacerla  más "picona", según dirían los isleños.

     En lo que respecta a los Mojos Rojos, los más habituales están hechos a base de Pimentón Dulce, pimienta Palmera, Ñoras, Cayena  o alguna especie de chile picante de ese color. Algunos también usan tomate. En este caso, lo hice adaptándome a los ingredientes de que dispongo mi ciudad de Buenos Aires, usando un buen Pimentón Dulce Español, un Pimiento Morrón Rojo (dulce) y  Chiles Jalapeños que le dieron el tono picante. 

    Lo más tradicional es machacar los ingredientes en un mortero, aunque en la actualidad muchos optan por procesarlos en un mixer, obteniendo también excelentes resultados. Y como en este caso no disponía de mucho tiempo, opté por tomar por el más rápido camino tecnológico.  En ambos casos, las recetas suelen incluir ajo, aceite de oliva extra virgen y un toque de comino.

  

Seguinos en las redes sociales

siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en Google+ siguenos en Twitter

Ayudame a mantener este sitio:

Toda la información que brindo gratuitamente en este blog es producto de muchas horas de dedicación y esfuerzo personal, además de gasto dinero para adquirir los insumos necesarios para hacer las recetas, comprar materiales de investigación, equipos fotográficos y de edición. Lo que empezó casi como un juego se ha transformado en una fuente de consulta para miles de personas diseminadas alrededor del mundo. Necesito de tu ayuda para seguir sustentando este proyecto y hacerlo cada vez más grande. Tu donación a través de tu cuenta PayPal o con tarjeta de crédito, por mínima que sea, me ayudará a seguir este camino. Desde ya muchas gracias.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...