jueves, 18 de octubre de 2018

Pollo Inyectado a la Cerveza Negra

Pollo inyectado a la cerveza negra  (28)

   Estimados amigos, hoy vamos a hacer una receta basada en los ingredientes y condimentos que suelen utilizarse en  Perú  para saborizar su famoso "Pollo a la Brasa", por lejos el plato nacional más consumido, superando largamente al ceviche.

   El pollo a la brasa se cocina utilizando carbón o leña y poniendo el ave en un  mecanismo muy similar al utilizado en nuestro archiconocido "Pollo al Spiedo", posibilitando con la rotación continua que el pollo se cocine en forma pareja y se vaya desgrasando lentamente dejando su piel firme y crocante.   En este caso vamos a adaptar la receta para hacerla en el horno de nuestros hogares y van a ver que la experiencia no los va a defraudar. 

     No hay una receta exacta para hacer la marinada, ya que cada cocinero o establecimiento tiene la suya propia, pero básicamente se utiliza una cerveza negra, salsa de soja,  especies como el comino y el orégano, alguna crema de ají panca que aquí en Buenos Aires se consigue con bastante facilidad pero que tranquilamente pueden suplantar con algún buen pimentón dulce o picante o una mezcla de ambos. 

    El pollo se deja marinando unas cuantas horas en la heladera para que poco a poco vaya incorporando los gustos y sabores. Muchos suelen hacerle pequeñas incisiones con un cuchillo para que la aromática preparación penetre más profundamente en la carne.  

     En mi caso, decidí utilizar una jeringa de cocina para inyectar toda la marinada dentro del pollo. Esto no solo nos asegura un sabor total sino que tiene la ventaja adicional conservar mucho mejor la humedad de su carne, sobre todo en la pechuga que es muy magra que suele secarse mucho. Si no consiguen una jeringa de cocina, también pueden utilizar una veterinaria para inyectar caballos, vacas y otros animales de gran porte. Lo importante es que tengan buena capacidad en su reservorio y una aguja bien gruesa que deje pasar sin problemas los líquidos de la marinada. 

    Acompañaremos este pollo con unas riquísimas Papas Crocantes de Doble Cocción cuya receta ya hicimos anteriormente y pueden consultar clickeando aquí.  También les diré como hacer un aderezo comunente llamado ají de pollería que suelen servir en los establecimientos dedicados al expendio de del pollo a la brasa. El mismo es opcional, porque ya de por sí el pollo queda con un sabor increíble. 


Ingredientes: (para 5 personas)


Para el pollo


Pollo: ........................... 1 de 2,8 kg
Cerveza negra: ............ 200 ml
Jugo de Limón: ............ 4 cdas. grandes
Salsa de Soja: ............. 3 cdas. grandes
Agua: ........................... 2 vasos
Pasta de Ají Panca: ..... 2 cdas grandes (reemplazale por 1 cda de pimentón dulce)
Ajo: ............................... 2 dientes grandes
Orégano: ...................... 1 cda grande
Semillas de comino: ..... 1 cda. mediana
Semillas de coriandro: .. 1 cda. mediana
Pimienta Verde: ...........  1 cda. mediana
Sal: ............................... 1 cda. mediana


Para el Acompañamiento: 


Papa blanca o roja: ...... 1 kg
Polenta: ........................ 1 taza mediana
Pimentón dulce: ........... 1 cda mediana
Pimentón picante: ........ 1 cda. pequeña
Aceite: .......................... cantidad necesaria
Sal: ..............................  a gusto

Para el Aderezo:


Huevo: ......................... 1
Aceite: ......................... 200 ml
Crema de ají amarillo: . 3 cdas
Huacatay o cilantro: ..... 1 puñado
Picante: ........................ a gusto


Implementos a utilizar: 


Jeringa de cocina o veterinaria
Licuadora o Minipimer
Mortero
Colador o Tamiz



     Para obtener la mejor experiencia con esta receta es importante poder conseguir un buen pollo de campo. En mi caso utilicé un soberbio pollo pastoril de casi 3kg de Ainda Orgánicos (hacer click para ver su página de facebook) Son pollos alimentados a pasto y maíz, y criados al aire libre, que  completan su ciclo de crecimiento en forma natural y no contienen ningún tipo de antibióticos de los que se necesitan para luchar contra las enfermedades que contraen los animales hacinados.

    Contra lo que se puede suponer, su costo no es elevado, máxime si observamos a nuestra pieza después de la cocción, que quedará casi del mismo tamaño que al empezar, a diferencia de los pollos industriales que a veces se reducen a la mitad por la evaporación del agua que le inyectaron y el derretimiento de su abundante grasa.

Pollo inyectado a la cerveza negra  (17)

Ainda Mercado Orgánico   Éste y otros  productos orgánicos como huevos y verduras pueden solicitarlos para que se los lleven directo a sus hogares sin costo extra. El servicio es para todos que residan en Capital Federal en los barrios de Belgrano, Villa Devoto, Villa Pueyrredón, Villa Urquiza, Villa Crespo y Chacarita en la Capital Federal, mientras que en la Provincia de Buenos Aires se hacen entregas en la localidad de Escobar. 

  Solo deben comunicarse con Virginia  Saidón al teléfono +54 911 5136 9624 por Mensseger clickeando aquí  o enviando un correo electrónico a   aindaorganicos@hotmail.com




Preparación: 


1. En un mortero introducimos las semillas de comino, coriandro, las bayas de pimienta y las machacamos para que largen todo su sabor. Si van a utilizar comino molido con una cucharadita pequeña bastará ya que su sabor y aroma es delicioso pero muy invasivo.

Pollo inyectado a la cerveza negra  (1)

Pollo inyectado a la cerveza negra  (2)

Pollo inyectado a la cerveza negra  (11)


Pollo inyectado a la cerveza negra  (3)




2. Sumamos una cda. grande bien colmada de orégano seco, cuatro de jugo de limón y tres de salsa de soja. 

Pollo inyectado a la cerveza negra  (4)


Pollo inyectado a la cerveza negra  (5)


Pollo inyectado a la cerveza negra  (6)




3. Seguimos agregando dos cucharadas grandes de pasta de ají panca. Este es un delicioso aderezo peruano que se encuentra en muchas verdulerías de Buenos Aires bajo el nombre comercial de Panquita.  Igualmente si no lo consiguen no desesperen, pueden reemplazarlo con una cucharada grande de pimentón dulce, o una mezcla de pimentón dulce con picante.

Pollo inyectado a la cerveza negra  (8)




4. Llegó el momento de agregar un vaso de cerveza negra  y pasar todo al vaso de una licuadora. En realidad podrían haber metido todo directamente al vaso de la licuadora, pero yo lo hice así para mostrarle bien todos los ingredientes.  

Pollo inyectado a la cerveza negra  (9)




Pollo inyectado a la cerveza negra  (12)




5. Pelamos dos dientes de ajo bien grandes o tres medianos, lo sumamos a la preparación junto con una cuchara mediana de sal y batimos por un minuto hasta que todos los ingredientes se amalgamen. 

Pollo inyectado a la cerveza negra  (10)


Pollo inyectado a la cerveza negra  (13)


Pollo inyectado a la cerveza negra  (14)




7. Filtramos la preparación usando un colador o tamiz y ayudándonos con una cuchara. Esto es muy importante para evitar cualquier residuo que pueda tapar la jeringa. Reservamos la parte sólida para adobar nuestro pollo por fuera. 

Pollo inyectado a la cerveza negra  (15)



Pollo inyectado a la cerveza negra  (16)




8.  Colocamos el pollo en una bandeja para horno, llenamos la jeringa con el líquido y se lo inyectamos íntegramente y en forma pareja de arriba a abajo.  

Pollo inyectado a la cerveza negra  (18)


Pollo inyectado a la cerveza negra  (19)


Pollo inyectado a la cerveza negra  (20)




9. Finalmente embadurnamos el pollo con el adobo sólido, poniéndoselo también en su interior. 

Pollo inyectado a la cerveza negra  (21)


Pollo inyectado a la cerveza negra  (22)

     
    Si no tienen una jeringa pueden hacer pequeñas incisiones en el pollo y embadurnarlo con todo el adobo, en ese caso no será necesario pasarlo por un tamiz para separar los sólidos de los líquidos. 



10. Llevamos el pollo a la heladera y lo dejamos descansar al menos un par de horas para que se asienten todos los sabores. Si tienen tiempo es ideal dejarlo  toda la noche. 

Pollo inyectado a la cerveza negra  (23)




11. Finalmente lo llevamos a hornear.  Como este es un pollo bien grande y de campo que tiene carne más firme elegí  hacerlo a una temperatura moderada - baja de 160° por espacio de 2 horas. Pero si utilizan un pollo común y lo abren en un corte tipo parrillero seguramente el tiempo de cocción bajará considerablemente.

   En la imagen no está, pero antes de cerrar la puerta del horno pondremos dos vasos de agua dentro de la bandeja para conservar mejor la humedad

Pollo inyectado a la cerveza negra  (24)




12. A mitad del proceso  y una vez que vean que esté bien dorado lo damos vuelta para tostar la parte de abajo. 

Pollo inyectado a la cerveza negra  (27)


Pollo inyectado a la cerveza negra  (25)





13. Diez minutos antes de sacarlo del horno, lo volvemos a dar vuelta, lo mojamos bien con la salsa y le damos el toque final a alta temperatura.

Pollo inyectado a la cerveza negra  (26)




Emplatado: 



1. Cortamos un cuarto de pollo y lo rociamos con abundante salsa. 

Pollo inyectado a la cerveza negra  (29)


Pollo inyectado a la cerveza negra  (31)




3. Opcionalmente, pueden hacer un aderezo que en Perú llaman ají de pollería. Si bien hay muchas recetas una posibilidad es hacer una Mayonesa Casera cuya receta podrán ver cliqueando aquí y agregarle 1 diente de ajo, 3 cdas soperas de pasta de ají amarillo y un puñado de huacatay o cilantro. Además pueden sumar el picante que más les guste.

    La pasta de ají amarillo suele conseguirse fácilmente en muchas verdulerías de Buenos Aires, bajo el nombre de Amarillín (no picante). También hay otra mucho más interesante porque es picantita y de marca "A la Cena".

  El Huacatay es una hierba aromática deliciosa que se consigue en el Mercado Andino de Liniers de la Ciudad de Buenos Aires. Pero también puden reemplazarla con cilantro que es más fácil de hallar.

Merluza Negra en Salsa de Cilantro y Huacatay (23)


Pollo inyectado a la cerveza negra  (32)





Presentacion Libro (42)






miércoles, 3 de octubre de 2018

Salsa Boloñesa - Ragù alla Bolognese

Salsa Boloñesa  (30)

    Original de Boloña y de toda la región circundante de Emilia Romaña,  sin duda estamos hablando de una de las recetas italianas más famosas en el mundo entero. Casi todos los argentinos, en gran parte descendientes de italianos, pensamos que alguna vez hemos consumido esta típica salsa o ragú en alguna cantina restaurante de nuestro país, ya sea como acompañamiento de una buena pasta o una polenta.

  Pero cabría preguntarse si realmente hemos podido experimentarla o solo probamos alguna imitación poco feliz de este magnífico plato. Porque para hacer correctamente un "Ragù alla Bolognese" no se requieren grandes conocimientos, ni emplear técnicas culinarias demasiado sofisticadas, ni siquiera seguir una única receta al pie de la letra; lo importante es cultivar la paciencia, aquella misma que tenían nuestras abuelas o nonnas de las que recibíamos ese inconmensurable amor en cada comida que nos preparaban con cuidadoso esmero. Porque el verdadero secreto radica en tener en claro que no hay ragù rápido o express, la salsa debe cocinarse a fuego lento durante 2 o 3 horas y cuanto más mejor. 

   Por lo demás, solo hay que seguir ciertas premisas básicas: no se trata de una salsa líquida, los vegetales salteados deben estar cortados en trozos bien pequeños que casi desaparecen de la vista al momento de integrarlos a la salsa, porque aquí la verdadera protagonista es la carne. El tomate da color, pero su sabor no predomina exageradamente, así como el único perfume que debe sentirse es el que le da la cebolla, la zanahoria y el apio y si quieren un poquito de ajo y perejil,  porque no lleva especias, hojas o hierbas típicas de otras salsas, como el orégano el laurel y el romero. 

     Esta antigua receta en su versión original ya estaba presente en esa biblia culinaria que es el libro de Pellegrino Artusi "La scienza in cucina e l'arte di mangiare bene". Allí los Maccheroni alla bolognese llevaban una salsa hecha con ternera, mantequilla, cebolla, apio, zanahoria, caldo, sal, pimienta y - a elección - nuez moscada . La versión que conocemos actualmente con el tomate y el agregado de la carne de cerdo es bastante más reciente y ha sido presentada solemnemente por la Academia Italiana de la Cocina con una escritura notarial del 17 de octubre de 1982 ante la Cámara de Comercio de Bolonia.  La codificación se produjo para resguardar la identidad y probablemente protegerla de la aparición de otras salsas de carne italianas,  como la mucho más "tomatosa" napolitana, o la de Bari, por nombrar algunas.

    Sin embargo, no hay que dejar pasar por alto que mucho antes de la codificación cada familia de la región ya poseía su propia receta. Y en lo que respecta a mi caso particular, concuerdo plenamente con la postura de Massimo Montanari expresada en su libro L' Identità Italiana in Cucina: "Siempre abrigué desconfianza hacia cualquier pretensión de codificación y estandarización: la receta "real" de la salsa de carne ... Hay demasiada ambigüedad en este terrible adjetivo (verdadero) que le gustaría calificar como una falsa variante a cada variante, cada invención, cada desviación de la regla. ... La cocina está hecha sobre todo de libertad, diferencias y variaciones"

     Y con la venia de Montanari, yo también trataré de dar mi toque particular. Porque si bien normalmente se utiliza lo que los italianos llaman pancetta dolce, yo la reemplacé por una ahumada, además de preferir no guisarla junto con la carne de res y agregarla bien dorada sobre el final, para que conserve su sabor, textura e identidad propia. Además, modifiqué un poco los volúmenes de los vegetales a utilizar en la receta codificada, tal como lo hacen muchísimos boloñeses siguiendo sus propias tradiciones familiares. Eso sí, sin jamás alterar el verdadero espíritu de este magnifico plato, la cocción paciente y la estelaridad de la carne. Espero les guste y que esta simple receta les sirva como guía e inspiración a sus propios gustos e inventiva. 


Ingredientes: (para 4 personas)


Carne picada de de res: ............ 600 g
Panceta: .................................... 150 g
Tomate perita: ........................... 1 lata de 400 g
Cebolla: ..................................... 200 g
Zanahoria: ................................. 100 g
Apio: .......................................... 100 g
Ajo: ............................................ 1 diente grande
Perejil: ........................................ 1 puñado (opcional)
Vino blanco: ............................... 150 ml (una copa)
Leche: ......................................... 50 ml (un pocillo)
Aceite de oliva extra virgen: ......  cantidad necesaria
Agua o Caldo: ............................. cantidad necesaria
Sal y Pimienta: ............................ a gusto


Seguinos en las redes sociales

siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en Google+ siguenos en Twitter

Ayudame a mantener este sitio:

Toda la información que brindo gratuitamente en este blog es producto de muchas horas de dedicación y esfuerzo personal, además de gasto dinero para adquirir los insumos necesarios para hacer las recetas, comprar materiales de investigación, equipos fotográficos y de edición. Lo que empezó casi como un juego se ha transformado en una fuente de consulta para miles de personas diseminadas alrededor del mundo. Necesito de tu ayuda para seguir sustentando este proyecto y hacerlo cada vez más grande. Tu donación a través de tu cuenta PayPal o con tarjeta de crédito, por mínima que sea, me ayudará a seguir este camino. Desde ya muchas gracias.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...