jueves, 26 de mayo de 2016

Pechito de Cerdo Laqueado en Salsa de Tamarindo y Criolla Multicolor

Pechito de Cerdo con Salsa de Tamarindo   (10)


  Cuatro años atrás presentabamos la receta para hacer las Ribs con Salsa Barbacoa, esas sabrosas costillitas de cerdo propias de la gastronomía Tex Mex. 

   En el afán de buscar día a día nuevos sabores, esta vez reemplazaremos la salsa BBQ por una de tamarindo. Además, utilizaremos nuestro conocido corte "Pechito de Cerdo", que está mas al alcance de todos los argentinos, con más carne y de hueso un poquito más ancho que el corte americano. Pero nada obsta a que también puedan hacerlo con las famosas ribs, de todas formas tendremos un plato realmente delicioso y novedoso a nuestro paladar.

   El tamarindo es un árbol originario de África tropical que luego se extendió por Asia Meridional, cultivándose allí durante miles de años antes de Cristo. Con la llegada de los conquistadores españoles y portugueses en el siglo XVI, fue introducido en nuestro continente. Hoy en día, México y ciertos países de Centroamérica son de los mayores productores y consumidores de este fruto. 

    La pulpa se utiliza como condimento tanto en Asia como en Latinoamérica; de hecho, el tamarindo se encuentra disponible en tiendas hindúes, chinas y mexicanas por todo el mundo. El fruto joven es muy ácido y por lo tanto recomendable para muchos platos, sobre todo agridulces, mientras que los maduros son más dulces y funcionan mejor en postres, bebidas y aperitivos. 

    En México y Centroamérica se hacen concentrados de pulpa de tamarindo para la fabricación de refrescos y bebidas, y en particular México, con su cultura de alimentos picantes, lo usa mucho en la elaboración de salsas.

    Hoy utilizaremos como ingrediente principal una pasta de tamarindo que adquirí en los supermercados del Barrio Chino de la Ciudad de Buenos Aires, acompañada de chiles jalapeños y azúcar morena que a la vez le dará el toque dulce y picante. Otros vegetales y condimentos más redondearán una deliciosa salsa agripicante de color negro que irá de maravillas para laquear la carne de cerdo. Remataremos el plato con una salsa criolla multicolor, producto de picar bien finito morrones de diferentes colores, tomate y cebolla morada. Acompañaremos el plato con unos dados de papa hervida rociados de un buen aceite de oliva extra virgen y pimentón dulce. 

   Logramos así, un plato brillante muy atractivo a la vista y que no defrauda al momento de probarlo, sino que por el contrario, ha causado gran sensación en un servidor y en todos aquellos que lo han compartido en mi mesa. Aclaro que yo solo utilicé un chile jalapeño porque en Argentina no está muy arraigada la cultura del picante, así que la salsa así elaborada solo tendrá un picor apenas moderado que equilibrará perfectamente el dulzor del azúcar y el ácido del tamarindo.
     



Ingredientes: (para 3 personas)

Pechito de cerdo: ...... 1,5 kg
Vino blanco: .............. 1 copa
Orégano: ................... 1 puñado
Sal gruesa: ................ a gusto

Para la salsa de tamarindo:

Pasta de Tamarindo: .... 120 g
Ketchup: ..................... 3 cdas, soperas
Ajo: ............................. 2 dientes
Jengibre: ...................... igual cantidad
Cebolla de verdeo: ........ 4 tallos
Chile Jalapeño: ............. 1
Vino blanco : ................. 1 copa
Salsa de Soja. ............... 3 cdas. soperas
Azúcar moreno: ............. 6 cdas. soperas
Orégano: ....................... 1 puñado

Para la salsa criolla:  Ver receta clickeando aquí 

Morrón rojo: .................... 1/2
Morrón amarillo: .............. 1/2
Morrón verde: .................. 1/2
Tomate: ........................... 1 grande
Cebolla morada: .............. 1 mediana
Aceite: ............................ 150 ml
Vinagre: ........................... 2 cdas. soperas
Sal: ................................. a gusto

Guarnición de Papas: 

Papas: ............................. 3 medianas
Aceite de Oliva E.V.: ......... cantidad necesaria
Pimentón Dulce: ............... 1 cda. de té
Sal: .................................. a gusto




Preparación: 


1. Desgrasamos el pechito de cerdo y lo cortamos en dos para que nos entre en la bandeja del horno. Salamos a gusto con sal gruesa.

Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (1) 


Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (2) 


Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (3)


Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (4) 




2. Espolvoreamos con un puñado de orégano y sumamos una copa de vino blanco.

Pechito de Cerdo  (2)


Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (5)




3. Tapamos la bandeja con papel aluminio y llevamos 3 horas al horno a un fuego  suave,  unos 150°C. Entre  mínimo y medio para los que no tengan medidor de temperatura.

Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (6)




4. Pelamos el jengibre. La mejor forma para hacerlo es utilizando una pequeña cuchara que sacará fácilmente la cáscara copiando perfectamente la superficie irregular del rizoma.

Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (8)




5. Hacemos lo propio con las cabezas de ajo y cortamos todo en gruesos pedazos.

Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (9)


 Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (10)




6. Trozamos los tallos de cebolla de verdeo o cebolletas y salteamos todos los vegetales en una sartén con un chorro generoso de aceite de oliva extra virgen.

Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (11)


Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (12)




9. Cortamos en rodajas el chile jalapeño y las sumamos junto con la copa de vino blanco.

Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (13) 


Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (14)




10.  Agregamos además la pasta de tamarindo, la salsa de soja,  el azúcar y el orégano, mezclando hasta integrar todos los ingredientes.

Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (7)



Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (15)



Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (16)



Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (17)



Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (18)




11. Retiramos del fuego, dejamos enfriar el preparado y luego lo introducimos en el vaso de la licuadora. Ojo con ponerlo muy caliente, porque el vapor que desprende llenará el vaso al momento de taparlo. Esto hará que el líquido sumado al vapor haga demasiada fuerza sobre la tapa al momento de accionar el motor. E imagino que no querrán ver como salta la tapa, quedando toda su cocina   impregnada de una rica y pegajosa salsa oscura de tamarindo. Se van a acordar de mi y no de la mejor forma.  

Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (19)




12. Una vez bien licuado, llevamos nuevamente el preparado a la sartén u olla y dejamos a fuego medio que reduzca y espece. Como broche final agregamos  3 cdas. soperas de un buen ketchup.

Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (20)



13. Pasadas las 3 horas, retiramos la carne del horno

Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (21)




14. Para hacer la guarnición, lavamos bien las papas y sin pelarlas las cortamos en dados pequeños. Luego  las hervimos en agua con sal a gusto por  20 minutos o hasta que estén tiernas.

Papa Hasselback (9)


Cortando Papas




15. Mientras comienzan a hervir las papas, pintamos las piezas de pechito de cerdo con abundante salsa sobre la cara de arriba. Llevamos a un horno fuerte, unos 200°C por 10 minutos.

Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (24)



15. Luego damos vuelta las piezas y las volvemos a pintar sobre la otra cara. Las  horneamos otros 5 minutos para que la salsa se adhiera a la carne y termine por laquearla.

Pechito de Cardo con Salsa de Tamarindo (25)



Emplatado: 


1. Llevamos la pieza laqueada a un plato y volcamos sobre su superficie abundante salsa criolla, cuya receta podrán ver pinchando aquí o en las imágenes de abajo.

Vegetales



Pechito de Cerdo con Salsa de Tamarindo   (6)



Pechito de Cerdo con Salsa de Tamarindo   (4)




2. Retiramos las papas del agua hirviendo, las colamos y las colocamos a los costados del plato. Las rociamos con abundante aceite de oliva extra virgen, rectificamos la sal si es necesario y espolvoreamos con un buen pimentón o páprika dulce, preferiblemente español o argentino de la región de Cachi.

Pechito de Cerdo con Salsa de Tamarindo   (2)




Presentacion Libro (42)





viernes, 20 de mayo de 2016

Como Preparar Semillas de Calabaza

Semillas de Calabaza  (19)


    ¿Cuántos de ustedes descartan y tiran a la basura las semillas de la calabaza al momento de cocinarla?... imagino que la gran mayoría. En realidad están cometiendo un grave error, porque se están privando de disfrutar de uno de los más fantásticos snacks. 

    Estas semillas son deliciosas y en la forma en que la vamos a preparar  quedarán bien crocantes, saladitas  y con un gusto a limón espectacular. El costo económico de hacerlas es prácticamente nulo y encima encierran un millón de propiedades saludables (a excepción de la sal que le agregaremos). No es necesario guardarlas en la heladera, y solo hay que tener el recaudo de ponerlas en un frasco cerrado para evitar que se humedezcan.

    ¿Pero por qué decimos que son tan saludables? Porque contienen una amplia variedad de nutrientes: El  magnesio facilta la función cardíaca, la formación adecuada de los dientes y de los huesos, la relajación de los vasos sanguíneos y la función apropiada del intestino . El zinc refuerza el sistema inmunitario, el crecimiento y la división celular, el estado de ánimo, los sentidos del gusto y el olfato, la vista y salud de la piel, la regulación de la insulina y la función prostática y sexual masculina.

    También  es una de las mejores fuentes de omega-3 (grasas saludables) de origen vegetal, antioxidantes y fibras . Es un fitoestrogeno natural y estudios sugieren que podría conducir a un aumento significativo del colesterol bueno “HDL” así como disminución de la presión arterial, bochornos, dolores de cabeza, dolor articular y otros síntomas menopáusicos en las mujeres postmenopáusicas.

    Son una fuente rica de triptófano, un aminoácido (bloque de construcción de las proteínas) que su cuerpo convierte en serotonina, que a la vez se convierte en melatonina, “hormona del sueño” y lo regulariza si uno toma el recaudo de consumirlas antes de ir a la cama, junto con un carbohidrato como una fruta pequeña. También funciona como anti inflamatorio y es bueno para aliviar la artritis. 

Fuente de información: http://espanol.mercola.com/boletin-de-salud/beneficios-de-las-semillas-de-calabaza.aspx



Ingredientes: 

Semillas de calabaza: ..... contenido de 1 calabaza
Jugo de limón: ................. 2 cdas. soperas
Agua: ............................... 4 cdas. soperas
Sal: .................................. 1/2 cda. de té




Sopa de Calabaza (1) 



Preparación: 


1. Cortamos la calabaza por la mitad en su parte más ancha y valiéndonos de una cuchara le retiramos todas las semillas. 

Semillas de Calabaza  (1)



Calabaza




2. Las introducimos en un colador y las ponemos bajo el agua del grifo, revolviendo enérgicamente con los dedos y separando así los hilos  de las semillas.

Semillas de Calabaza  (3)


Semillas de Calabaza  (4)




3. Una vez que las hemos limpiado bien, las escurrimos y las llevamos a secar a un papel absorbente de cocina o unas servilletas descartables.

Semillas de Calabaza  (5)




4. Las dejamos varias horas hasta que se sequen. Si las pueden poner a los rayos del sol mejor, porque el proceso se acelerará mucho, aunque si las dejan al aire libre  deberán protegerlas de los insectos.

Semillas de Calabaza  (6)




5. Hacemos una especie de salmuera mezclando 2 cdas. soperas de jugo de limón con 4 cdas. soperas de agua y  media cda. de té de sal fina.





 


Sal




6.  Llevamos las semillas a una sartén a fuego medio y agregamos la salmuera que preparamos.

Semillas de Calabaza  (7)


Semillas de Calabaza  (8)




7. En poco tiempo verán que el líquido empieza a burbujear y se irá consumiendo rápidamente.

Semillas de Calabaza  (10)



Semillas de Calabaza  (13)





8. Cuando ya casi se haya consumido en su totalidad, movemos enérgicamente la sartén o revolvemos con una cuchara de madera. Esto nos asegurará la distribución homogénea de la sal que se irá escarchando en cada una de las semillas. 

 Semillas de Calabaza  (14)


Semillas de Calabaza  (15)




9. Una vez reducido todo el líquido podremos ver como la sal se ha pegado a la superficie de las semillas en la proporción exacta. Deberemos dejarlas al fuego hasta que se tuesten un poquito y escuchemos el primer crepitar. Quédense tranquilos que la costra quemadita que se forma en la superficie de la sartén es fácilmente removible ponéndola bajo el agua. 

Semillas de Calabaza  (17)




10. Solo nos resta disfruarlas. Les puedo asegurar que son realmente adictivas para comerlas solas.

Semillas de Calabaza  (19)




   Aunque también la podremos usar como complemento y decoración de varias comidas: por ejemplo para añadir un toque crocante y de gusto a una sopa de vegetales horneados con curry picante que podrán ver clickeando aquí o en la imagen de abajo. 

Sopa de Vegetales al Horno (27) 




                                            Fan Page Contacto con lo Divino 
Presentacion Libro (42)




Seguinos en las redes sociales

siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en Google+ siguenos en Twitter

Ayudame a mantener este sitio:

Toda la información que brindo gratuitamente en este blog es producto de muchas horas de dedicación y esfuerzo personal, además de gasto dinero para adquirir los insumos necesarios para hacer las recetas, comprar materiales de investigación, equipos fotográficos y de edición. Lo que empezó casi como un juego se ha transformado en una fuente de consulta para miles de personas diseminadas alrededor del mundo. Necesito de tu ayuda para seguir sustentando este proyecto y hacerlo cada vez más grande. Tu donación a través de tu cuenta PayPal o con tarjeta de crédito, por mínima que sea, me ayudará a seguir este camino. Desde ya muchas gracias.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...