viernes, 28 de agosto de 2015

Salsa Agripicante de Rocoto y Miel

 


Diego Bianchi

    Como saben de mi pasión por la gastronomía de su país, los chicos de Primavera Trujillana Express (hacer click)  - un delívery de comida peruana ubicado en la zona de Nuñez y del cual ya les he hablado anteriormente - cada tanto  me regalan algún ingrediente típico de los que utilizan para elaborar su deliciosa comida. Y esta vez, además de ajíes y papa amarilla, me dieron unos potentes pimientos frescos que llaman Ají Rocoto. Aquél que en el norte de Argentina y Bolivia es conocido como Locoto - del quechua  rukutu o luqutu -, chile de cera, chile manzano (nombre utilizado en México) o perón. 

  No caben dudas que su origen es americano, y aunque se han encontrado bayas secas en el Perú que datan de mas de 2.000 años de antiguedad, aún se discute si su procedencia es sudamericana o centroamericana. Lo cierto es que en la zona Andina – Perú y Bolivia – es donde más se  lo puede ver y existe una mayor cantidad de variedades, tanto silvestres como cultivadas. Su color puede variar desde el rojo al verde,  pasando por el naranja y el amarillo.  

   Se lo comercializa en su estado natural,   como también en pasta y en polvo. Su fruto es bastante picante y su rango en la escala Scoville se ubica entre 100.000 SHU a 200.000 SHU. En Buenos Aires, se lo puede conseguir cada vez  más en las numerosas verdulerías de dueños Peruanos y Bolivianos esparcidas alrededor de la ciudad, y con seguridad en el Mercado de Liniers y en el Barrio Chino.

   Esta vez, vamos a utilizar uno de ellos combinándolos con miel, mirín, limón y sal, obteniendo una riquísima salsa agripicante que irá a las mil maravillas para sazonar por ejemplo un plato de carne de cerdo, pollo o pescado. La textura que vamos a lograr será bastante densa si la servimos en frío y un poco de ella bastará para cada uno de los comensales.


Fuente de información Wikipedia



Ingredientes:

Rocoto: ............................ 1
Miel: ................................ 2 cdas. soperas.
Jugo de limón o Vinagre:.....4 cdas. soperas
Mirín: ............................... 2 cdas. soperas
Sal: .................................. a gusto


  Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px
     Aquí podemos ver un ají rocoto rojo delante de uno verde, acompañado del conocido ají escabeche o amarillo (en realidad de color naranja). Infaltables en la gastronomía peruana. 



Preparación: 


1. Cortamos todas las caras del rocoto y luego las trozamos en muy finas láminas. Al manipular este Ají, y aún después de lavarse con abundante agua, cuiden de no llevarse las manos a la boca, ojos o cualquier otro lugar del cuerpo que pueda irritarse.







2. Las láminas luego las cortamos en cubitos bien pequeños.





3. Salteamos en una sartén con apenas un poco de aceite, agregándole unas seis semillas para dejarle a nuestra preparación un picor moderado. Si lo quieren más o menos picante es cuestión de probar y de ir regulando la cantidad de pepitas.





4. Sumamos el Mirín, que es un vino de arroz japonés. De color ambarino, intensamente dulce, que se elabora a partir del shochu sake destilado, y a diferencia de este último, sólo se utiliza para cocinar, aportando brillo, un dulzor suave y un ligero aroma a sake. Actualmente es bastante fácil de encontrar en los supermercados del Barrio Chino y tiendas de Delicatessen. Eventualmente pueden sustituirlo por un poco de vino blanco, sake, cualquier bebida espirituosa de su agrado o directamente obviar el ingrediente.




5. Incorporamos la miel y el jugo de limón, que puede sustituirse a gusto por vinagre de arroz, manzana o alcohol.








6. Finalmente salamos a gusto.





7.  Como verán, no tardamos ni dos minutos en tener lista nuestra salsa...





 8. Solo nos falta llevarla a un pequeño recipiente y a disfrutar!!!





   Nosotros la utilizaremos - junto a otra salsa de mango - para acompañar unos deliciosos langostinos empanados con panko, coco rallado y almendras fileteadas que verán en la próxima receta. No se la pierdan!!





Presentacion Libro (42)





domingo, 23 de agosto de 2015

Solomillo a la Crema de Ají Amarillo


  Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px



Diego Bianchi
   Hola amigos, hoy quería compartir con ustedes una de esas recetas que salen en el momento y casi sin pensar. Cuando uno no sabe muy bien que hacer y empieza a improvisar echando mano de lo que tiene en la heladera, el freezer y la alacena.

    En este caso utilicé como ingrediente principal un solomillo que tenía congelado. Este pequeño corte de cerdo tan tierno y suave,  que perfectamente pueden reemplazar con una pechuga de pollo grande deshuesada.

   Otro de los ingredientes que utilicé y que le dió un sabor increíble a la preparación fue el Jamón de Westfalia, una variedad de crudo que se cura con sal y luego se ahuma a la usanza germana. Está hecho en Tandil y lo trae a Buenos Aires el distribuidor mayorista Pitu Quesos.  Como hay que pedirle la pata de cerdo entera, hicimos un pool entre amigos amantes del buen comer y le pedimos a Pitu que lo troce en partes de aproximadamente un kg. que luego  nos trajo empacadas al vacío a un precio muy conveniente.

  También utilicé una salsa de ají amarillo peruana "A la Cena" que aquí en Buenos Aires pueden conseguir por ejemplo en el Barrio Chino, en el Mercado Andino de Liniers y también en algunas verdulerías cuyos dueños son de nacionalidad Peruana o Boliviana, principalmente los de la zona del Abasto.

   Lo único que salí a comprar fueron unos champignones y un poco de cebollita de verdeo para redondear un plato que salió realmente delicioso.





Ingredientes: (para 2 personas)

Solomilo: ............................ 1 pieza de 300 g aprox.
Jamón de Westfalia: ............ 40 g
Champignones: ................... 200 g
Cebolla de verdeo: ............... un puñado (parte verde)
Crema: ................................ 200 ml.
Leche: ................................. 1 chorrito
Salsa de Ají Amarillo: ............ 1y 1/2 cda. sopera
Mostaza: .............................. 1 cda. sopera
Aceite de oliva: ..................... cantidad necesaria
Sal: ...................................... a gusto.


Acompañamiento: 

Arroz largo fino: .................... 1 taza de té
Agua: ..................................  1 taza de té
Ajo: ...................................... 1 diente
Aceite de oliva: ...................... cantidad necesaria
Sal: ....................................... a gusto



Preparación: 


1. Troceamos el solomillo en cubos del tamaño de un bocado (aprox. 2 x 2 cm)

  Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px




2. Luego cortamos el jamón de Westfalia o cualquier otro jamón crudo en pequeños cubos de 5mm. aprox.

   También pueden reemplazarlo por panceta ahumada. En ese caso les sugiero que previamente salteen los cubitos de panceta en una sartén.

 Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px



 Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px
 



3. Removemos los restos de  tierra  de los champignones utilizando papel de cocina o una servilleta descartable. Les aconsejo no lavar los hongos bajo el agua para evitar arruinar su textura, ya que éstos son como esponjas que chupan toda la humedad. 

Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px




4. Finalizamos la Mise en Place cortando los champignones en láminas y picando finamente la parte verde de la cebolla de verdeo. Guardamos los tallos blancos para utilizarlos cualquier otra preparación.

  Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px


Verdeo



5. Una vez cortados todos los ingredientes llegó la hora de cocinar. Comenzamos con el arroz utilizando la técnica 1 x 1 que oportunamente les enseñe en esta receta (hacer click para ver). El arroz se cocina en 18 minutos, a partir de que se le agrega el agua hirviendo, y es preferible dejarlo reposar otros 5 minutos con la olla tapada. Este es el tiempo que más o menos nos insumirá hacer la preparación del solomillo. Así que iniciamos la cocción del arroz, juntamente con el salteado de los hongos, como para tener listo todo al mismo tiempo.

Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px




6. Para saltear los hongos, agregamos un chorro generoso de aceite de oliva extra virgen. Cuiden que las láminas estén bien separadas entre sí y que todas estén en contacto con la superficie caliente de la sartén que vayan a utilizar. La idea es hacerlas a fuego bien fuerte y no agregarles sal hasta que se terminen de tostar de ambos lados. Recuerden que los hongos contienen muchísima agua y si le ponemos sal al principio van a tender a deshidratarse y cocinarse en sus propios jugos, arruinando la textura firme que le queremos dar. 

  Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px



7. Luego reservamos los hongos para seguir con la carne.

  Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px



8. Utilizando el aceite remanente, la sellamos a fuego bien fuerte. La idea es realizar una cocción bien rápida de apenas 2 minutos. Al carecer prácticamente de grasa este corte de carne se torna muy delicado, por lo que se hace necesario tener mucho cuidado en no pasarse en su cocción. Así evitaremos que los cubos de solomillo queden duros y secos.  

  Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px



  Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px




9. Una vez realizado el sellado rápido de la carne, sumamos la nata o crema de leche y apenas agregamos un chorrito de leche fresca para hacerla un poco más líquida.

  Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px




10.  Inmediatamente sumamos la  salsa de ají amarillo que es picantona...


 

  Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px



      También pueden optar por hacerla fácilmente con 2 ajíes amarillos frescos. En este caso, los partimos al medio para desvenarlos y retirarle total o parcialmente las semillas, lugar donde está concentrado todo su picante. Luego los lavamos bien bajo grifo y los procesamos con apenas un poco de agua hasta lograr un puré líquido que utilizaremos en reemplazo de la salsa.

Seco Norteño de Pescado 097


Ají amarillo     z Ají amarillo (17)

Ají amarillo





11. Seguimos agregando la mostaza y los cubitos de jamón de Westfalia.

  Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px
 


  Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px




12. Un minuto después introducimos un puñado de cebollita de verdeo picada y los hongos que habíamos reservado. Luego de 30 segundos apagamos el fuego y ya tenemos lista la preparación para emplatar.

  Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px


  Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px
 



Emplatado:


1. Ya tenemos listo el arroz, así que hacemos un timbal utilizando un aro de repostería o simplemente una taza de té - no demasiado grande - untada previamente con un poco de aceite. Presionamos bien el arroz con una cuchara antes de retirar el molde y así evitaremos que se nos desmorone.

  Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px   

Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px




2. Colocamos la mitad de la preparación alrededor del timbal y solo nos resta disfrutar!!

  Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px


Presentacion Libro (42)





martes, 4 de agosto de 2015

Vacaciones en los Esteros del Iberá

Esteros del Iberá (9)

Esteros del Ibera- Julio 2015-00008
  Estas vacaciones de invierno tuve la oportunidad de visitar los Esteros del Iberá,  la fantástica reserva de vida silvestre protegida más importante de la República Argentina. Forma parte del Acuífero Guaraní, el segundo reservorio de agua dulce más grande del mundo y constituye el humedal más extenso que ha formado el Río Paraná en los últimos 15.000 años. Abarca al menos 1.300.000 hectáreas, unas 65 veces la superficie de la Capital Federal.    

     Partimos de Buenos Aires para recorrer 700 km rumbo a Mercedes, Corrientes, ciudad en que hicimos noche. Pero nuestro destino final era Colonia Carlos Pellegrini, un pequeño pueblo de poco más de 1.000 habitantes que está a la vera de la Laguna Iberá.

     Tomamos la ruta provincial 40 en dirección noreste y a pesar de que los primeros kilómetros son de buen asfalto, debimos transitar otros 120 kmts de ripio. El camino de tierra está bastante poceado, dependiendo su estado general de las condiciones meteorológicas y de cuanto tiempo transcurrió desde última pasada de la máquina vial que lo mantiene. Si llueve o hay probabilidades de lluvia, ni se les ocurra ir en  un auto común porque se van a quedar varados en el camino, así que lo mejor es ir en una 4×4. 


Esteros del Iberá (1) 



     Igualmente, pueden dejar sus autos en alguna calle de Mercedes (que es seguro) y tomar el transfer que proveen las posadas del lugar a un costo bastante saladito. Si se la juegan en ir con sus autos, no se olviden de cargar el tanque lleno en Mercedes, ya que en la Colonia no hay estación de servicio, raramente se consigue combustible y el poco que hay es muy caro. También piensen que el viaje tardará unas 3 horas promedio, ya que no se aconseja ir a mas de 50 o 60 km/h. Sobre todo en los últimos 50 kilómetros, muy probablemente tengan la oportunidad de ver varios animales que forman parte de este ecosistema y que pueden cruzarse en la ruta.

    Hay que mirar esta dificultad en forma  positiva y mentalizarse que el turismo aventura comienza desde el mismo instante que iniciamos el camino, ya que la relativa inaccesibilidad de este paraíso natural en realidad lo protege de la contaminación masiva de la civilización.

    Finalmente llegamos a la Laguna Iberá...  

Esteros del Iberá (229)



      Pero antes de arribar a nuestro destino tuvimos que atravesar un "puente provisorio". Bueno, es provisorio desde que fue construido por los militares hace 40 años. Y parece que se quedará allí por siempre esperando  a ser reemplazado.
 Esteros del Iberá (3)



     De todas formas es lindo a la vista y luce bastante sólido, aunque con el paso de los vehículos los listones de madera dura que conforman su piso hacen un estruendo muy particular que se escucha a varios kilómetros a la redonda. Es como la alarma del pueblo, nadie puede entrar ni salir sin ser escuchado, cosa que según comenta nuestro guía Martín en forma risueña,  le viene de maravilla a las mujeres para que no se les escapen sus hombres cuando planean ir de juerga a lugares más agitados.

Esteros del Iberá (232) 



    Llegamos a Ñandé Retá (hacer click) una bella posada enclavada en un parque de pinos y palmeras. Es el lugar que elegimos para pasar los próximos 5 días y partir desde allí partir a las excursiones diurnas y nocturnas, tanto a la laguna como a los montes, aparte de las cabalgatas en bañados donde la mitad del caballo quedaba sumergida bajo el agua.

       Aquí va la primera recomendación para las excursiones al monte: no se olviden de llevar un par de botas de lluvia de caña alta, no hagan como un tonto que conozco que llevó zapatillas y se cansó de empaparse y embarrarse todos los días. La próxima no me pasa.

Esteros del Iberá (179) 




    Al lado de la posada y a pesar de que estamos en invierno, nos recibieron multitudes de alegres Cardenales, Federales, Venteveos, Celestinos,  Pájaros Carpintero y muchos otros que se acercaban a picotear las rodajas de naranja y migas de pan que les deja la gente del lugar.

Esteros del Ibera- Julio 2015-00051




Esteros del Ibera- Julio 2015-00050



Esteros del Iberá (114)  



Esteros del Ibera- Julio 2015-00062 




Esteros del Ibera- Julio 2015-00057 




Esteros del Ibera- Julio 2015-00058 



Esteros del Ibera- Julio 2015-00052

Esteros del Iberá (103) 





Esteros del Iberá (107) 





Esteros del Iberá (104) 




Esteros del Iberá (105) 

 



Esteros del Ibera- Julio 2015-00044 



Esteros del Ibera- Julio 2015-00017 
  

    Salimos a dar una vuelta por este tranquilo pueblo de anchas calles de tierra y con un muy buen alumbrado público, donde todos los animales pasean libremente y se mezclan con sus habitantes. 

     Esta foto la titulé "Los tres animales", cosa que mereció una linda puteada de mi hermana seguida de una sonora carcajada. De más está decir que la de la izquierda es ella, con la cual compartí este hermoso viaje familiar. Ambos tomamos estas fotos que tengo el placer de compartir con ustedes. 

Esteros del Iberá (143)



      Hay muchos ranchos de adobe y casas con techos de chapa. Hasta las mejores conservan esta línea arquitectónica. Los caballos pastan libremente, sin que nadie se preocupe por robos o pérdidas extrañas. Una realidad absolutamente diferente y hasta un poco incomprensible para los que estamos acostumbrados al ritmo y los peligros de las grandes ciudades.

Esteros del Iberá (132) 





Esteros del Iberá (91) 





Esteros del Iberá (159) 



Esteros del Iberá (160)




Esteros del Iberá (152)

 



   Frente a la plaza principal nos encontramos con este lindo personaje y no resistí la tentación de cruzar unas palabras con él y retratarlo. 


Esteros del Iberá (119)




Esteros del Iberá (124) 





      
   Por la tarde, salimos a nuestra excursión a la Laguna Iberá, la más grande del sistema,  cuyo nombre  en guaraní significa “Agua brillante.

Esteros del Iberá (10)

 



     Según una leyenda indígena...

      "Hace muchos años, antes de la llegada de los españoles, los guaraníes vivían en ese lugar. Tejían canastos y cestas, cazaban, pescaban y adoraban a sus dioses milenarios. lberá, la hermosa hija del cacique, era la encargada de cuidar, en el templo, las serpientes sagradas que su pueblo veneraba. Pero un día unos extraños hombres de piel blanca invadieron sus dominios. Con un símbolo desconocido para los guaraníes-la cruz- comenzaron a convertir a los aborígenes, que poco a poco olvidaron sus ritos y creencias. Sólo lberá y su padre continuaron aferrados a la vieja religión. Angustiada, una noche decidió lberá abandonar para siempre a su pueblo, que ya no era el mismo. Se habían transformado en cristianos. Buscó las serpientes sagradas, las colocó en uno de los cestos que ella tejía y, lentamente, se internó en las cálidas aguas de la laguna. Cuando la gente de su tribu conoció la verdad intentó buscarla desesperadamente pero los árboles de la selva le impedían avanzar. Finalmente, abandonaron la búsqueda. Cuentan los viejos pobladores del lugar que muchas noches se oye una voz. Es el canto de Iberá, que vive para siempre en la misteriosa laguna correntina".

Esteros del Iberá (44)




Esteros del Iberá (24)

El Iberá es una verdadera y eficiente represa reguladora de agua compuesta por bañados, esteros, lagunas, embalsados y cursos autóctonos de agua dulce. Aproximadamente el 30% de su superficie la ocupan unas 60 lagunas bien delimitadas con aguas que alcanzan una profundidad de entre 2 y 3 metros.


    Los embalsados tienen origen en los camalotes, sobre cuyo entretejido vegetal se deposita tierra aportada por el viento y arrastrada en suspensión por el agua formando así una primera capa que posibilita el arraigo y crecimiento de distintas especies de plantas, incluso árboles. 

     Constituyen por lo tanto verdaderas "costas flotantes". En los sectores más firmes pueden incluso sostener vegetación arbórea (laurel, ceibo, curupí) aunque las asociaciones de pajas son ampliamente dominantes (totora, pehuajó, espadaña, paja brava y otras).


Esteros del Iberá (26)



Esteros del Iberá (40)





   Los embalsados son suelos tan aireados y livianos, que flotan. Están formados básicamente por materia orgánica y una intrincada red de raíces que le da una fuerte consistencia, y es capaz de sostener a animales pesados como el Ciervo de los Pantanos. 


Flora:

  Se han detectado unas 1.600 variedades de plantas. Sobre la superficie de las aguas pueden apreciarse Irupés o nenúfares, camalotes, lentejas, repollitos, lirios y jacintos de agua y helechos pequeños. Aquí vemos al acordeón o helechito de agua, una planta acuática muy extendida en los esteros.

Esteros del Ibera- Julio 2015-00026 


Esteros del Ibera- Julio 2015-00000


Esteros del Iberá (13)



    A pesar que estábamos en época de invierno nos encontramos con algunas  bellas y solitarias flores como esta amapola de agua, que se abre a media mañana y sigue el recorrido del sol, cerrándose por la tarde. En la primavera el lugar estalla de estas flores.


Esteros del Ibera- Julio 2015-00038



     También pudimos ver a la bellísima flor del Aguapé.


Esteros del Iberá (31)




Esteros del Iberá (27)



Esteros del Iberá (29)




Fauna: 

     Hasta el momento se han detectado 128 variedades de peces, 40 anfibios, 59 reptiles, 345 tipos de aves y 58 de mamíferos. Pero más allá de los números, lo que impacta en el Iberá es la mansedumbre de las aves y mamíferos ya acostumbrados a la presencia de un hombre que no los ataca. Esa confianza ganada a través de los años permite un acercamiento a escasos metros  de los animales, por lo que es muy fácil apreciarlos y fotografiarlos.

      Luego de crearse la reserva por ley provincial, allá por el año 1983, para implementarla se tuvo una idea realmente genial. En vez de combatirlos, se convocó a los diez más grandes cazadores y comerciantes de pieles y carne y se los contrató y formó como guardaparques, inculcándoles las nuevas ideas conservacionistas. Así se lograron dos cosas muy importantes, confiar el cuidado del lugar a aquellos vaqueanos que más conocían la zona y costumbres de los animales, además de erradicar totalmente la caza en el lugar. Esto es un ejemplo virtuoso de lo que podríamos hacer los argentinos en las demás actividades; seguramente construiríamos un mejor país de seguir este camino.

   Sin dudas uno de los animales estrella del lugar es el Yacaré. Y esta época de invierno es particularmente ideal para avistarlo ya que es un animal de sangre fría que necesita regular su temperatura. Así pasa largas horas a la vista de todos, calentándose inmóvil bajo los rayos el sol. Realmente están por todas partes y uno puede estar muy cerca de ellos,  casi tocarlos... Bueno, tampoco se los recomiendo demasiado porque no dejan de ser animales salvajes.  

     Otra de las ventajas de ir en invierno es estar a salvo de los grandes calores y lo que para mi es más importante, olvidarse de los mosquitos y los tábanos. En otras épocas del año lleven toneladas de repelente.
 
Esteros del Ibera- Julio 2015-00009



       El Yacaré es una reptil que pertenece a la familia de los caimanes, diferenciándose de los cocodrilos por tener el cuarto diente inferior oculto bajo el maxilar superior; por poseer un cráneo más ancho y tener sus aberturas nasales separadas por un tabique (que en el cocodrilo están fusionadas).

Esteros del Iberá (34)
 


  Se alimenta principalmente de peces, como la Piraña o Palometa, aves y caracoles. Aprovechando también la carroña que proporcionan grandes mamíferos muertos (carpinchos, ciervos, vacas y caballos). 

    Hay dos especies de Yacaré: el negro y el overo o ñato. En las excursiones en lancha es más común ver el primero, debido a que habita preferentemente grandes cuerpos de agua como esta laguna; mientras que el segundo se interna en pequeñas aguadas de los campos y bañados. Ambos fueron muy perseguidos por su cuero antes de la inauguración de la reserva.
   
Esteros del Ibera- Julio 2015-00002




    Pueden superar los 70 años de vida y nunca dejan de crecer, llegando a alcanzar una longitud máxima de 3 metros. Hay que tener en cuenta que su crecimiento es muy lento y población de la reserva recién empezó a recuperarse plenamente hace tan sólo 20 años. Así, la mayoría de los ejemplares es aún bastante jóven y por lo tanto es difícil verlos con su mayor tamaño. Igualmente pueden avistarse animales de hasta 2 metros de porte.

     Si miran atentamente, verán como en los ejemplares más grandes algunos de sus filosos dientes traspasan sus fauces.

Esteros del Iberá (199)




     La enorme boca abierta de este Yacaré no es señal de que esté a punto atacarnos, sino de que la temperatura de su cuerpo empieza a subir y debe enfriarse.

Esteros del Iberá (7)

   



    Siguiendo con los animales de sangre fría, también encontramos tomando sol enroscada en un tronco a la  Boa Curiyú, pariente más cercana de la Anaconda brasileña y la serpiente más grande de la Argentina. Puede alcanzar los 4 metros y pesar hasta 30 kg. No es venenosa sino que es de la familia de las constrictoras que matan a sus presas por estrangulamiento.  

Esteros del Ibera- Julio 2015-00040




     Otro habitante ilustre de los Esteros es el Carpincho o Capivara (proveniente del guaraní). Es el mayor roedor del mundo, pudiendo superar los 70 kilogramos.

Esteros del Iberá (2)



     Los dedos palmeados, la ubicación en línea de las orejas, ojos y nariz en la parte superior de la cabeza y la increíble capacidad para permanecer debajo del agua hasta 5 minutos; hacen de él un animal perfectamente adaptado a la vida acuática. Pasa gran parte del tiempo alimentándose de hierbas y plantas acuáticas.

Esteros del Ibera- Julio 2015-00037




      Se reproduce con rapidez, pudiendo llegar hasta 7 crías por parto, con una gestación de 4 a 5 meses. Los nacimientos se concentran a finales de primavera y comienzos de verano. 

Esteros del Iberá (68)

     


      Es un animal de importancia económica: su carne es apreciada por los correntinos, quienes también aprovechan su grasa para fabricar un aceite medicinal. Pero la razón principal de su caza indiscriminada es la utilidad de su cuero, con el cual se fabrican una gran cantidad de elementos (sombreros, cintos, botas, carteras, billeteras, alpargatas y llaveros entre otros), aunque aquí en los esteros está absolutamente protegido.

Esteros del Iberá (224)



   


    El Ciervo de los Pantanos es el animal de mayor tamaño en el Iberá, superando los 100 kilogramos. Fue declarado Monumento Natural Provincial de Corrientes, junto con el Carpincho, el Lobito de Río y el Aguará Guazú, debido a su delicado estado de conservación a nivel nacional e internacional (Vulnerable según UICN) como consecuencia de la transformación o destrucción de su habitat y la caza deportiva por su cornamenta.

   Se mueve sin problemas en pastizales, esteros y embalsados gracias a que sus pezuñas se abren permitiendo una mayor superficie de apoyo y a su facilidad para nadar. La época de brama es generalmente en otoño, en este periodo los machos traban sus astas para obtener derecho a reproducirse con las hembras.


Esteros del Iberá (32)

   


     El Lobito de Río es uno de los más escurridizos del lugar, por lo que a veces es difícil de avistar y de fotografiar. Tiene la apariencia de una pequeña foca, mide entre 50 y 130 cm y pesa entre 5 y 12 kg., siendo los machos de tamaño inferior a las hembras.  Las patas son relativamente cortas y presentan garras fuertes con uñas robustas y membranas interdigitales que les permiten desplazarse en el agua con facilidad.

Esteros del Ibera- Julio 2015-00006



    Se alimenta básicamente de peces y crustáceos. Si observan detenidamente la imagen, se nota que el lobito de la derecha estaba disfrutando de su reciente pezca.
      
Esteros del Ibera- Julio 2015-00035




   Párrafo aparte merecen las infinidad de aves que pueblan el lugar. Aquí los dejo disfrutando de algunas imágenes...

Esteros del Ibera- Julio 2015-00003




Esteros del Iberá (37)

   



     El  Jacana es una pequeña ave zancuda de extremidades y dedos muy largos que le sirven para poder caminar sin problemas en la vegetación flotante. Es de hábitos carnívoros, se alimenta de insectos y otros invertebrados. También es uno de los platillos preferidos de boas y yacarés.

Esteros del Ibera- Julio 2015-00004




Esteros del Ibera- Julio 2015-00060

   



    A la elegante Garza Mora, por lo general se la ve sola, salvo en la temporada de cría donde suele estar en pareja. La nidada usual consiste de tres huevos color celeste con pintas blancas y la incubación toma de veinticuatro a veintiséis días. Se alimenta de peces, ranas e insectos acuáticos. Pesca parada en la orilla de los depósitos y cursos de agua y se mantiene activa durante las veinticuatro horas del día.

Esteros del Iberá (210)





    El Chajá pasa toda su vida con la misma pareja, y según nuestro guía Martín ha visto morir de tristeza a más de un cónyuge cuando éste se queda viudo. Deberíamos aprender un poco de su amor? Que pregunta!!!

    Pueden nadar como lo hacen las palmípedas, aunque es más común que caminen sobre la vegetación acuática sin mojarse demasiado. En la parte anterior de cada alas tiene un espolón de unos 2 cm. de largo en los adultos, que rara vez utiliza para atacar o defenderse. Puede defender a sus pollos, aunque estos suelen permanecer inmóviles para pasar inadvertidos.

     Los padres emplean un grito de alarma que produce que las crías escapen ante el peligro inminente. Su nombre en guaraní significa "escapa" y  hace referencia a este hábito. Y el sonido de su grito es muy similar a cómo se pronuncia su nombre.


Esteros del Iberá (203)



   Suele poner 5 y hasta 6 huevos por año, pero no todas sus crías sobreviven, aquí podrán ver que ya falta una. Y a veces mueren todas a manos de otros depredadores naturales, es la autorregulación de la naturaleza, que siempre suele ser bastante despiadada con los más débiles.

Esteros del Iberá (197)




Esteros del Iberá (196)




   La única intervención humana que se ve en parte de la laguna son unas columnas de alta tensión provenientes de la represa de Yaciretá. Al atarceder las aves le sacan provecho, posándose sobre la estructura que se convierte en una suerte de propiedad horizontal para ellas.

Esteros del Iberá (25)




Esteros del Iberá (35) 


    Dejamos por un momento la laguna para internarnos en el monte. La densa vegetación impide dejar pasar a la mayoría de los rayos del sol.

Esteros del Iberá (216)




    Vean que curioso como creció este arbol que echó sus raíces sobre otro ejemplar caído...

Esteros del Iberá (49)




  .... y las lianas que se enroscan en cuanta superficie pueden nos hacen acordar a alguna vieja película de Tarzán.

Esteros del Iberá (54)






Esteros del Iberá (56) 




    La  Barba de Bosque  acumulada en los árboles nos indica que el aire está libre de impurezas y contaminación, porque de otra forma no crece. Esta planta epífita ha sido usada para tratar diabetes tipo II (mellitus), enfermedad coronaria, edema y hemorroides.

Esteros del Iberá (48) 

Esteros del Ibera- Julio 2015-00064




    Las numerosas Bromelias dejan atrapadas en sus hojas el agua de lluvia y otros compuestos orgánicos que luego aprovechan insectos, arañas y hasta ranas. 

Esteros del Iberá (57) 



   Este es el hábitat del Gato Montés. Aquí vemos a una madre que ha sido domesticada, cuidando a sus crías.

Esteros del Iberá (230) 




   Recorrimos un Sendero trazado sobre un monte que alberga una población de Monos Carayá,  también llamados "aullador negro". Su nombre se debe a los fuertes aullidos que profieren al marcar  su territorio, escuchándoselos a varios kilómetros de distancia.

 Esteros del Iberá (47b)




Esteros del Iberá (58)




    De repente sentimos movimento sobre nuestras cabezas y nos encontramos con ellos.  Existe una marcada diferencia entre machos y hembras, siendo los primeros negros y de mayor tamaño, mientras que las hembras al igual que las crías son de color amarillo ocre.

   Forman grupos de 10-12 individuos aproximadamente, compuestos por un macho adulto dominante que vemos en la imágen de abajo, varias hembras y sus crías. En el Iberá, una característica destacable es que cada uno de estos clanes ocupa un monte o mogote completo.

Esteros del Iberá (221)



    Bajo la atenta mirada del macho, vimos pasar rápidamente un grupo de hembras con sus crías que se disponían a subirse a las palmeras, utilizando las ramas y lianas de su alrededor.

Esteros del Iberá (217)



    Su alimentación se basa en hojas, frutos y flores. Aquí estaban comiendo los pequeños dátiles de la Palmera Pindó.

Esteros del Iberá (218)




    Se muestran más activos cerca del mediodía en invierno, y durante la mañana y tarde en verano; cuando las temperaturas son más agradables. A esta monita no le gustaba mucho que la fotografiemos, así que cada tanto nos tiraba algún coquito por la cabeza. 

Esteros del Iberá (220)



   Pero no todo el espectáculo está arriba de los árboles. Si bajamos la mirada y observamos con atención, el suelo también tiene grandes cosas para mostrarnos. Así nos topamos con unos impresionantes Hongos Estante de tonalidades rojas y anaranjadas, que crecen en los troncos caídos y ayudan a descomponer la madera para que la naturaleza recicle los nutrientes de las nuevas plantas y árboles.

Esteros del Iberá (228)



Esteros del Iberá (226)




    También encontramos otros hermosos hongos y vegetales que llamaron nuestra atención...

Esteros del Ibera- Julio 2015-00054 






Esteros del Ibera- Julio 2015-00055



     Y si acercábamos aún más la mirada, aparecía una miniselva de líquenes estaba allí aprovechando la cuantiosa humedad del lugar.

Esteros del Ibera- Julio 2015-00063



Esteros del Iberá (233)





     No podía faltar una Vaquita de San Antonio de un color muy particular...

Esteros del Ibera- Julio 2015-00027




     Todo esto no nos conformó. También hicimos una maravillosa excursión de Cabalgata y nos internamos en bañados donde el caballo casi quedaba sumergido hasta la mitad de su cuerpo...

Esteros del Ibera- Julio 2015-00028

 


     El crepúsculo siempre nos regalaba cielos maravillosos....

Esteros del Ibera- Julio 2015-00014





     ... y al caer la noche realizamos excursiones de avistaje de de animales  tanto a la laguna como a los montes. Allí encontré a esta curiosa Mariposa Lechuza, durmiendo casi petrificada en una rama. Pude acercarme a escasos centímetros para sacarle una foto con mi celular sin que escapara. Se ve que confía mucho en su camuflaje para parecer un animal más grande y no ser atacado por sus depredadores.


20003247498_cb50517d2e_o




 
      El atardecer teñía todo de un dorado cálido e intenso, incluso a la cabina de avistaje de animales ublicada estratégicamente sobre la costa.

Esteros del Iberá (211)




Esteros del Iberá (205)




       Los dejo con las bellas imágenes de la caída del sol. Un paisaje que cambia de colores minuto a minuto, como si fuera un caleidoscopio gigante.

Esteros del Iberá (202)





Esteros del Iberá (36)




Esteros del Iberá (195)




Esteros del Ibera- Julio 2015-00032




Esteros del Iberá (39)





Esteros del Iberá (234)




Esteros del Iberá (236)




Esteros del Ibera- Julio 2015-00020





Esteros del Iberá (46)





    Así se ve un atardecer desde el maravilloso Camping Municipal (hacer click). Uno de los mejores lugares para ver la puesta del Sol.

Esteros del Ibera- Julio 2015-00010



      Con estas deliciosas imágenes me despido hasta la próxima, esperando que hayan disfrutado del paseo tanto como yo. :)

Esteros del Iberá (212)




Esteros del Iberá (213) 


Información extractada de:

http://www.bioibera.com.ar/
http://corrientesesasi.webcindario.com/ley_ibera.html
http://www.proyectoibera.org/ibera_paisajes.htm
https://es.wikipedia.org/wiki/Esteros_del_Iber%C3%A1


Seguinos en las redes sociales

siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en Google+ siguenos en Twitter

Ayudame a mantener este sitio:

Toda la información que brindo gratuitamente en este blog es producto de muchas horas de dedicación y esfuerzo personal, además de gasto dinero para adquirir los insumos necesarios para hacer las recetas, comprar materiales de investigación, equipos fotográficos y de edición. Lo que empezó casi como un juego se ha transformado en una fuente de consulta para miles de personas diseminadas alrededor del mundo. Necesito de tu ayuda para seguir sustentando este proyecto y hacerlo cada vez más grande. Tu donación a través de tu cuenta PayPal o con tarjeta de crédito, por mínima que sea, me ayudará a seguir este camino. Desde ya muchas gracias.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...