martes, 29 de noviembre de 2011

El Guerrero de la Luz ... y la Oscuridad.



La reputación del príncipe Ajdir se extendía a todos  los confines del mundo conocido y a  pesar de su corta edad,  era considerado una especie de leyenda viviente. Muchos pensaban que sus admirables dotes provenían de su naturaleza divina, por ser fruto de la unión entre el rey y una diosa  del Olimpo, a la que había enamorado por una noche. Era un formidable guerrero amado por su pueblo y  temido por sus enemigos en igual medida; sin embargo también se lo consideraba un hombre justo, protector y amante de las causas nobles. Su padre quería abdicar al  trono de Argon para que se convirtiera en el nuevo soberano, pero él  rehusaba a aceptar el honor, porque primero se había jurado no descansar hasta borrar de la faz de la tierra hasta al último de los dracosianos.  

La rivalidad  entre Argon y Dracos,   fue creciendo a través del tiempo en una larga cadena de disputas y traiciones. Los motivos por los cuales  comenzó el encono se desdibujaban en las tinieblas de las centurias pasadas. Tan difusos y  contradictorios eran,  que ya nadie sabía si las gloriosas epopeyas recitadas por los juglares en sus cantos formaban parte de un mito o  habían sucedido verdaderamente. De cualquier modo poco importaba. Lo cierto era que los dracosianos encarnaban a lo más vil de la naturaleza  humana. En su mundo imperaban las pasiones por sobre la ley, y la corrupción de funcionarios y súbditos era cosa de todos los días.  Se trataba de un pueblo brutal, agresivo, concupiscente y conquistador, cuya maldad quería extender sobre toda la faz del mundo conocido.



En la última década, los dracosianos habían llevado la delantera en la guerra, poniendo en serio peligro la existencia de Argon. Pero desde que Ajdir estaba al frente de las milicias, una fulminante racha de victorias en el campo de batalla había vuelto a emparejar  las cosas y hasta empezaba  a volcar  la balanza del lado de los justos. ¿Sería el  elegido que habían profetizado los oráculos para traer la victoria a su pueblo? El rey insistía en que no tenía ninguna obligación de exponerse de esa forma, que era peligroso y hasta contrario a los intereses del reino asumir tantos riesgos en forma personal. Pero él se enorgullecía de encabezar las incursiones nocturnas que exploraban el desierto en busca de enemigos.  Sabía que sus hombres le admiraban por ello y consideraba que su sacrificio era uno de los secretos para mantener a la tropa con la moral bien alta.

- Es noche de luna llena,  - pensó. - Con tanta luz es  imposible que esos bastardos se atrevan a merodear por aquí, máxime luego de la masacre que sufrieron el otro día. Igualmente, el ejercicio servirá para mantener a los guerreros entrenados y alertas. - A mitad  de la recorrida habitual, se apeó del caballo y ordenó desensillar a toda la tropa.  Era hora de darles un respiro y premiarlos por su valeroso comportamiento en el frente. Así que ordenó prender una  fogata y descubrió una gran crátera rebosante del más exquisito vino real, que sus hombres de mayor confianza habían preparado para la ocasión. Decidió no beber.  Esa noche le bastaba ver a su gente feliz, brindando por su patria y vitoreando el nombre de su jefe.

Jamás hubiese imaginado el horror que experimentaría minutos más tarde, cuando sin motivo aparente, todos los soldados comenzaron  a caer enfermos.  Se revolcaban, vomitaban y con sus ojos inyectados en sangre, lanzaban desesperados gritos de dolor que partían de sus laceradas entrañas. De repente irrumpieron las tropas enemigas, y entre risas grotescas y burlonas remataron sin piedad a sus indefensos guerreros. Unos les sostenían las cabezas desde los pelos y otros los decapitaban de un solo sablazo..

No tenía tiempo que perder. Debía huir inmediatamente si quería disponer de una mínima chance para salvar su vida.  Se abalanzó sobre su corcel y comenzó a cabalgar tan rápido como le fue posible.  Al instante, sintió el inconfundible silbido de  las flechas que se le  acercaban. Dos de ellas rebotaron en su áurea pechera y una se clavó en su brazo izquierdo. Aunque su caballo llevó la peor parte, porque tres de esas endiabladas saetas lo atravesaron hiriéndolo de muerte.

Ajdir salió despedido como una catapulta y terminó cayendo en una duna que amortiguó el golpe. Sabía que sería su fin. Los infieles tardarían segundos en alcanzarlo y  arrancar su cabeza para llevársela al rey de Dracos y así poder reclamar una recompensa valuada en millones. Pero como si en ese mismo instante todos  los Dioses se hubiesen aliado en su favor, irrumpió una tormenta de arena tan potente, que ya fue imposible ver siquiera a un paso de distancia.  Las flechas lanzadas en su contra,  eran rechazadas por ese bendito viento convertido en invisible escudo y  circunstancial aliado. Corrió totalmente a ciegas, quizás por horas, hasta que se hundió dentro de un pozo absolutamente extenuado y rendido por el esfuerzo.

          Se despertó cuando la gélida noche se retiraba. Su cuerpo había quedado enterrado en la arena y  sólo sobresalía en la superficie la mitad de su rostro y parte de la flecha incrustada en su brazo. Por un instante pensó que se hallaba en el Hades, pero el terrible ardor en su brazo le hizo notar que aun conservaba un  cuerpo mortal de que ocuparse. Miró hacia ambos lados a ver si había rastros del enemigo, pero sólo se encontró con el sol naciente como único testigo de su desdicha.  Cortó al medio la varilla de la flecha, luego sacó su cuchilla para abrirse la piel y extraer la punta incrustada en la carne. Un gran chorro de sangre anunció que acababa de ser expulsada, mientras todo su cuerpo se estremecía del dolor, aunque logró ahogar el grito mordiéndose fuerte los labios. Para evitar la infección, se dispuso a limpiar la herida llena de arena, por lo que volvió a enterrar la hoja en su humanidad y extirpó toda la carne sucia. Perdió el conocimiento por unos instantes y luego se aplicó el ungüento que las sacerdotisas preparaban especialmente para estos casos. Finalmente, cubrió la herida con las vendas que llevaba en su chaqueta.

La operación lo había extenuado, llevándolo al límite de sus reservas físicas, pero sabía que no podía darse el lujo de descansar. Si se quedaba quieto, iba a ser presa fácil del brutal sol del mediodía, de los enemigos que seguramente lo estarían buscando, o de alguna alimaña que siguiendo el rastro de la sangre aprovechara su debilidad para saciar su apetito. Instintivamente caminó en dirección contraria al sol naciente para acercarse a su  reino, aunque sabía que estaba muy lejos y necesitaría de un milagro mucho más grande que el de anoche para poder salvarse. .

Con el paso de los minutos, el sol se tornaba cada vez más brillante y comenzó a proyectar la  sombra de su silueta sobre la arena. Su serpenteo, parecía anunciar  que el calor iba aumentando en forma desmedida. Sin embargo la suave y continua danza se tornó cada vez más violenta, mutando frenéticamente de forma. Ajdir comenzó a inquietarse pensando que el esfuerzo lo había dejado fuera de sí y lo empujaba a experimentar esas visiones. De repente, comenzó a sentir como si todos los huesos se le trituraran y su carne se desgarrara en mil pedazos, mientras la sombra se despegaba definitivamente de su cuerpo,  transfigurándose en un reptil de  horripilante y escamosa piel verde. Observando sus ojos rojo brillante, uno podía percibir el mal en estado puro.  Esa siniestra mirada no era de este mundo, ni siquiera habría podido encontrarla en el más cruel de sus enemigos. Y sin embargo, no sabía por qué, había algo de ella que le resultaba familiar.

Ajdir pegó un salto hacia atrás, desenvainó su daga con la diestra y le espetó a la bestia:  - ¿Quién demonios eres? - El reptil sonrió maliciosamente y contestó: - Soy Ridja, verdadero heredero del trono de Argon y estoy aquí para reclamar de una vez por todas lo que me pertenece. Hasta hoy, permití que vivieras y hasta te protegí de tus propias torpezas porque eras funcional a mis planes. Pero me he dado cuenta de que ya no me sirves, porque  te has convertido en una amenaza para mi propia existencia.



                                                            Ilustración: Francisco Sierra.


- Eres el ser más abyecto que he conocido – replicó Ajdir, mientras apretaba con  fuerza la empuñadura de su sable. - Te conmino a que vuelvas sobre tus pasos y regreses al detestable averno del que nunca debieras haber salido.

- Recibió una sonora carcajada como respuesta. - ¿Cómo podrías obligarme a hacer semejante cosa? Si tu carácter es  tan débil... Tienes un estúpido sentido del honor, te interesas por los demás y eso te hace incapaz de cuidar tu propio pellejo.   ¿Acaso crees que fue mérito tuyo el haber evitado tomar ese vino? Más bien fue mi astucia para percibir el peligro inminente, allí donde nadie lo puede ver. Se todo acerca de la naturaleza del mal y puedo olerlo perfectamente cuando  se encuentra agazapado para atacar; más aún en los casos en que nadie lo espera. Y fue mi egoísmo el que nos salvó de morir. Contaba con que  esos idiotas iban a malgastar su tiempo cortando las cabezas de los pobres infelices condenados de antemano a morir a causa del veneno. Si fuera por ti, hubieses perecido con ellos al intentar salvarlos. - Y riendo frenéticamente agregó: - Si hasta sentí algo de pena por aquellos  cuya desgracia nos facilitó la huída.

-Ajdir estaba confundido. No entendía porqué esa maldita bestia hablaba de  “nosotros”. No podía procesar que a pesar de ubicarse dentro  del mismo bando, estuviera feliz de ver la espantosa muerte de tantos buenos y valerosos compañeros de lucha. Eso lo enfureció tanto que cargó  directo sobre el monstruo. En una fracción de segundo Ridja desenvainó su espada, bloqueando el golpe mortal que Ajdir pretendía asestarle. Con el pié, empujó al príncipe hacia atrás haciéndolo trastabillar. 

- ¡Buen intento!  ¿Te acuerdas cuando estábamos en plena batalla y nos regodeábamos viendo estallar en pedazos la cabeza de nuestro adversario?. Que  hermoso espectáculo el ver sesos e intestinos saltando por los aires y la dulce sangre que salpicaba y chorreaba nuestro cuerpo. Je! un verdadero alimento para nuestras almas. Después, era gracioso verte condenar desde un púlpito a los dracosianos, por hacer exactamente  las mismas cosas que nosotros  tanto disfrutamos.

- Es mentira lo que dices, - espetó Ajdir -  nuestros enemigos han matado y violado a nuestras mujeres e hijos, y eran la única muestra palpable del mal en este mundo hasta que te conocía a ti.
- ¡Jajaja! ¿Y  nosotros no hemos cometido en represalia hechos similares? ¿Acaso estás tan seguro que ellos fueron los primeros? Como verás, toda tu bondad es una muestra encubierta de cinismo e hipocresía. Tu inclinación a ayudar al prójimo es sólo una excusa para inflar tu ego, sentirte superior y obtener reconocimiento por ello. No eres mejor que yo.

Ajdir no soportó más. Esa rata escamosa, lo cargaba de odio como nunca antes le había pasado en su vida. - ¿Qué puedes hablar acerca de la naturaleza de los sentimientos nobles. ¿Qué sabes tú acerca del amor, la amistad y los principios que alimentan mi vida? ¿Cuántas veces he salvado y he sido salvado en el campo de batalla por la simple generosidad de un compañero? Eso es algo que tú nunca podrás entender. Y maldigo a la vida si de alguna forma tú te has aprovechado de esos sublimes sentimientos, para alguna vez preservar tu funesta existencia.  

- Juntó todas sus fuerzas y  blandió nuevamente su espada contra el reptil, esta vez asestándole  un golpe seco que le arrancó de cuajo su brazo derecho. Ajdir vio como la bestia se retorcía de dolor al mismo tiempo que crecía en el lugar del miembro amputado, un  brazo humano. Horrorizado, vio que el  suyo  a la vez se convertía en una extremidad fría, verde y de afiladas garras, sintiendo un ardor igual de insoportable. Acometió nuevamente, ahora incrustando el hierro en la pierna de su oponente, que también se transformó en humana. A medida que la lucha continuaba ya no se podía distinguir quién era quién.  Finalmente, los guerreros trabaron los  filos de sus dagas con  fuerzas igualmente contrarias. Ajdir se sorprendió al ver que el arma de su enemigo era una réplica exacta de la suya. Y como un destello de luz, por primera vez pudo comprender el significado del dibujo grabado en ella...  La figura de un ángel abrazado al de una  gárgola. Los dos se miraron fijamente a los ojos, y pudieron ver reflejados en el fondo de cada uno de ellos la propia naturaleza del otro. Soltaron sus espadas y se fusionaron en un profundo e interminable abrazo.

         A la mañana siguiente, Ajdir se despertó pleno de renovados bríos. Ya no  tenía marcas ni heridas visibles, por lo que dudó si todo había sucedido realmente. De lo que sí estaba absolutamente seguro es que ya nada sería igual que antes. Divisó a lo lejos un grupo de guerreros que se acercaban y se alegró al ver que eran tropas amigas los que lo habían encontrado. De regreso a Argon, fue recibido con las más emocionantes muestras de  amor de parte de su pueblo y le expresó a su padre  el firme deseo de aceptar la corona.  

Y ni bien fue investido como el nuevo rey de Argon, ordenó enviar a un emisario para concertar una entrevista con su par dracosiano.  Tras arduas negociaciones, el encuentro pudo concretarse. Habían pactado encontrarse al alba, en campo neutral en el medio del desierto. Cada soberano asistiría acompañado de su guardia real armada hasta los dientes.   Aquel día, Ajdir tomó resueltamente la iniciativa y ante el asombro de su comitiva avanzó en soledad en dirección  del rey enemigo. Mientras caminaba, fue despojándose  primero de su sable, luego de su escudo y  finalmente se quitó toda la ropa.

Cuando  ya estaba a pocos metros de su rival, le  dijo.  - Te saludo honorable rey de Dracos. Solicité esta reunión para pedirte infinito perdón por todo el daño que los argones hemos infligido a vuestro pueblo. Hemos cegado la vida de millares de tus hermanos y arruinado la de incontables mujeres y niños inocentes, cuyo único pecado fue el nacer en un lugar opuesto al nuestro. Te ofrezco mi sincera gratitud por haber aceptado tener este encuentro y te regalo mi vida en prenda de paz y pago por todo el sufrimiento que les hemos irrogado. - Se acercó aun más y abrazó al azorado soberano. Cerró los ojos entregándose a su destino, consciente de que probablemente le quedarían unos pocos segundos de vida..

Sin embargo recibió como respuesta un fuerte y emocionado abrazo. Ajdir comenzó a sentir como se erizaba toda su piel que ahora cambiaba de textura y color permanentemente. Ese día se recuerda como el comienzo de varios siglos de concordia y prosperidad para los dos pueblos hermanos. Lentamente, los dracosianos incorporaron la disciplina y el apego a la ley de los argones, mientras éstos últimos se volvieron más sensibles al arte, al disfrute y al contacto humano. Hubo sí peleas y disputas, pero lejos de ser destructivas, obligaban a ambas naciones a aprender aún más de la naturaleza del otro, que en definitiva era la suya propia. Y cuando todo se tensaba demasiado y el camino se llenaba de sombras, siempre recurrían a las enseñanzas  del recordado Ajdir para iluminarlo.



                                                                   FIN



Más cuentos, relatos y poemas en...


Una Segunda Oportunidad   - Cuento  Fantástico  -

Duelo de Dioses - Cuento acerca de un aspecto astrológico tenso entre dos planetas -

Un Puente Entre Dos Mundos Relato acerca de mi experiencia con la Ayahuasca -

Mil y Una Noches - Poema -

Provocando Soles - Poema -







Aviso a mis lectores: Este blog se inició casi como un juego, pero a medida que fue pasando el tiempo fueron sumándose mas y más personas. Dedico mucho tiempo a cocinar, tomar las fotos, editarlas, diagramarlas y publicarlas y me gustaría seguir haciéndolo. Ayudame a mantener este sitio, visitando alguno de los anuncios de los patrocinadores que se encuentran arriba, abajo y a los costados de la página. También es muy importante la devolución de ustedes y sus comentarios me dan fuerzas para seguir este camino...


                          
                           


6 comentarios:

  1. Uno entra a su sitio y es siempre una gratísima sorpresa: una comida especial, un lugar con detalladas descripciones e imperdibles fotos y, de vez en cuando, imperdibles cuentos. Qué más se puede pedir?. Gracias! Merce

    ResponderEliminar
  2. Que lindo lo que me decis. No sabés lo bien que me hace leer esto en este duro momento de mi vida.

    ResponderEliminar
  3. casi como que uno tuviera que desarmarse para poder ser luego completo... vamos construyendo un ego durante la infancia, adolescencia y juventud que nos es necesario, pero después es nuestro deber apuñalarlo para poder resurgir transformados. muy bueno el cuento Diego, muy real, muy humano. Victoria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda el encuentro con nuestra propia sombra siempre es muy doloroso, pero también enriquecedor. Es como morir y renacer. De hecho escribí este cuento en una de las noches más tristes de mi vida. Te agradezco mucho tus palabras.

      Eliminar
  4. BUENISIMO EL CUENTO....ME MANTUVO ESPECTANTE ....ME INVITABA A SEGUIR LEYENDO A VER HASTA DONDE LLEGABA. ME ENCANTA CUANDO UNA LECTURA ME ATRAPA.. FELICITACIONES. SEGUIRE VISITANDO TU BLOG POR TODOS LOS TEMAS QUE TRATAS. ES UN GRAN APORTE ...PARA TODOS. MUCHAS GRACIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rosalía. Te invitoa seguir leyendo los otros cuentos que tengo. Un beso grande!!!

      Eliminar

Seguinos en las redes sociales

siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en Google+ siguenos en Twitter

Ayudame a mantener este sitio:

Toda la información que brindo gratuitamente en este blog es producto de muchas horas de dedicación y esfuerzo personal, además de gasto dinero para adquirir los insumos necesarios para hacer las recetas, comprar materiales de investigación, equipos fotográficos y de edición. Lo que empezó casi como un juego se ha transformado en una fuente de consulta para miles de personas diseminadas alrededor del mundo. Necesito de tu ayuda para seguir sustentando este proyecto y hacerlo cada vez más grande. Tu donación a través de tu cuenta PayPal o con tarjeta de crédito, por mínima que sea, me ayudará a seguir este camino. Desde ya muchas gracias.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...