viernes, 28 de agosto de 2015

Salsa Agripicante de Rocoto y Miel

 


Diego Bianchi

    Como saben de mi pasión por la gastronomía de su país, los chicos de Primavera Trujillana Express (hacer click)  - un delívery de comida peruana ubicado en la zona de Nuñez y del cual ya les he hablado anteriormente - cada tanto  me regalan algún ingrediente típico de los que utilizan para elaborar su deliciosa comida. Y esta vez, además de ajíes y papa amarilla, me dieron unos potentes pimientos frescos que llaman Ají Rocoto. Aquél que en el norte de Argentina y Bolivia es conocido como Locoto - del quechua  rukutu o luqutu -, chile de cera, chile manzano (nombre utilizado en México) o perón. 

  No caben dudas que su origen es americano, y aunque se han encontrado bayas secas en el Perú que datan de mas de 2.000 años de antiguedad, aún se discute si su procedencia es sudamericana o centroamericana. Lo cierto es que en la zona Andina – Perú y Bolivia – es donde más se  lo puede ver y existe una mayor cantidad de variedades, tanto silvestres como cultivadas. Su color puede variar desde el rojo al verde,  pasando por el naranja y el amarillo.  

   Se lo comercializa en su estado natural,   como también en pasta y en polvo. Su fruto es bastante picante y su rango en la escala Scoville se ubica entre 100.000 SHU a 200.000 SHU. En Buenos Aires, se lo puede conseguir cada vez  más en las numerosas verdulerías de dueños Peruanos y Bolivianos esparcidas alrededor de la ciudad, y con seguridad en el Mercado de Liniers y en el Barrio Chino.

   Esta vez, vamos a utilizar uno de ellos combinándolos con miel, mirín, limón y sal, obteniendo una riquísima salsa agripicante que irá a las mil maravillas para sazonar por ejemplo un plato de carne de cerdo, pollo o pescado. La textura que vamos a lograr será bastante densa si la servimos en frío y un poco de ella bastará para cada uno de los comensales.


Fuente de información Wikipedia

domingo, 23 de agosto de 2015

Solomillo a la Crema de Ají Amarillo


  Photograph Solomillo () by Diego Bianchi on 500px



Diego Bianchi
   Hola amigos, hoy quería compartir con ustedes una de esas recetas que salen en el momento y casi sin pensar. Cuando uno no sabe muy bien que hacer y empieza a improvisar echando mano de lo que tiene en la heladera, el freezer y la alacena.

    En este caso utilicé como ingrediente principal un solomillo que tenía congelado. Este pequeño corte de cerdo tan tierno y suave,  que perfectamente pueden reemplazar con una pechuga de pollo grande deshuesada.

   Otro de los ingredientes que utilicé y que le dió un sabor increíble a la preparación fue el Jamón de Westfalia, una variedad de crudo que se cura con sal y luego se ahuma a la usanza germana. Está hecho en Tandil y lo trae a Buenos Aires el distribuidor mayorista Pitu Quesos.  Como hay que pedirle la pata de cerdo entera, hicimos un pool entre amigos amantes del buen comer y le pedimos a Pitu que lo troce en partes de aproximadamente un kg. que luego  nos trajo empacadas al vacío a un precio muy conveniente.

  También utilicé una salsa de ají amarillo peruana "A la Cena" que aquí en Buenos Aires pueden conseguir por ejemplo en el Barrio Chino, en el Mercado Andino de Liniers y también en algunas verdulerías cuyos dueños son de nacionalidad Peruana o Boliviana, principalmente los de la zona del Abasto.

   Lo único que salí a comprar fueron unos champignones y un poco de cebollita de verdeo para redondear un plato que salió realmente delicioso.



martes, 4 de agosto de 2015

Vacaciones en los Esteros del Iberá

Esteros del Iberá (9)

Esteros del Ibera- Julio 2015-00008
  Estas vacaciones de invierno tuve la oportunidad de visitar los Esteros del Iberá,  la fantástica reserva de vida silvestre protegida más importante de la República Argentina. Forma parte del Acuífero Guaraní, el segundo reservorio de agua dulce más grande del mundo y constituye el humedal más extenso que ha formado el Río Paraná en los últimos 15.000 años. Abarca al menos 1.300.000 hectáreas, unas 65 veces la superficie de la Capital Federal.    

     Partimos de Buenos Aires para recorrer 700 km rumbo a Mercedes, Corrientes, ciudad en que hicimos noche. Pero nuestro destino final era Colonia Carlos Pellegrini, un pequeño pueblo de poco más de 1.000 habitantes que está a la vera de la Laguna Iberá.

     Tomamos la ruta provincial 40 en dirección noreste y a pesar de que los primeros kilómetros son de buen asfalto, debimos transitar otros 120 kmts de ripio. El camino de tierra está bastante poceado, dependiendo su estado general de las condiciones meteorológicas y de cuanto tiempo transcurrió desde última pasada de la máquina vial que lo mantiene. Si llueve o hay probabilidades de lluvia, ni se les ocurra ir en  un auto común porque se van a quedar varados en el camino, así que lo mejor es ir en una 4×4. 

Seguinos en las redes sociales

siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en Google+ siguenos en Twitter

Ayudame a mantener este sitio:

Toda la información que brindo gratuitamente en este blog es producto de muchas horas de dedicación y esfuerzo personal, además de gasto dinero para adquirir los insumos necesarios para hacer las recetas, comprar materiales de investigación, equipos fotográficos y de edición. Lo que empezó casi como un juego se ha transformado en una fuente de consulta para miles de personas diseminadas alrededor del mundo. Necesito de tu ayuda para seguir sustentando este proyecto y hacerlo cada vez más grande. Tu donación a través de tu cuenta PayPal o con tarjeta de crédito, por mínima que sea, me ayudará a seguir este camino. Desde ya muchas gracias.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...